El trabajo fue hecho desde Obras Públicas y se ejecutó en tres meses. Incluyó la renovación de la instalación eléctrica y de gases médicos, se cambió el cielorraso y se pintó todo el espacio.

El ministerio de Salud informó que finalizaron los trabajos de reacondicionamiento hechos en el área de internación de Pediatría del hospital Castro Rendón de la ciudad de Neuquén.

El director del hospital, Adrián Lammel, dijo que “el espacio que ya teníamos lo reacondicionamos prácticamente a nuevo, se mejoró para conseguir un óptimo funcionamiento del lugar y lograr así una mejor atención de los pacientes internados” y agregó que “esto no solo es un beneficio para los niños, es también para que los trabajadores del hospital puedan realizar sus tareas en forma más cómoda”.

El ministerio de Salud informó que finalizaron los trabajos de reacondicionamiento hechos en el área de internación de Pediatría del hospital Castro Rendón de la ciudad de Neuquén.

En cuanto a las reformas realizadas, el director comentó que “mejoramos la circulación de los espacios, se colocó una nueva puerta de salida de emergencia, se mejoró la accesibilidad a la escalera y la luminosidad de algunos sectores. Desde la semana pasada ya está habilitado el lugar”.

Lammel recordó que con esta obra “más el nuevo lugar en una casa que inauguramos este año, destinada a consultorios pediátricos, logramos mejorar los espacios de atención en la especialidad”.

El reacondicionamiento del sector incluyó un nuevo tendido eléctrico para el tablero, cableado, colocación de llaves y tomacorrientes; se colocó un nuevo cielorraso de placas de durlock; se pintó con látex lavable; y se incorporó y se reparó el mobiliario.

En el acceso al Servicio de Pediatría se colocó una nueva mampara con puerta de aluminio con una ventana para atención y, para mejor identificación, se instaló cartelería y señalización de sectores.

En el baño del personal se cambió el vanitory y se colocó revestimiento de cerámicos. Además, se instaló un nuevo artefacto bañera sobre elevado, para facilitar el baño de los niños.

La puerta de salida de emergencia en el servicio va desde la oficina del jefe de servicio hacia el pasillo de laboratorio, que desemboca en el hall central; se reemplazaron los vidrios rotos por vidrios dobles laminados; y en las ventanas del sector se colocó nueva tela mosquitera del lado exterior.

Lammel recordó que con esta obra “más el nuevo lugar en una casa que inauguramos este año, destinada a consultorios pediátricos, logramos mejorar los espacios de atención en la especialidad”.