La Secretaría del COPADE entregó al gobierno municipal el anteproyecto de una propuesta urbanística que busca potenciar el desarrollo turístico en la localidad.

La intendenta Mabel Pino recibió el miércoles los avances de la asistencia técnica del proyecto Parador Turístico de Bajada del Agrio. Fue durante una reunión que mantuvo en las oficinas de la Secretaría del COPADE con el equipo de planificación territorial.

En palabras de la jefa comunal, la iniciativa surgió a partir de la necesidad de generar un espacio urbano que identifique el ingreso a la localidad y en el cual puedan desarrollarse actividades de esparcimiento y comercialización de productos locales, sumando de esta forma un atractivo turístico a la ciudad.

La Dirección Provincial de Planificación Territorial fue la encargada de elaborar la propuesta urbanística que materializa la decisión del gobierno local, permitiendo iniciar las gestiones para la obtención del financiamiento y planear la ejecución de la obra.

El proyecto se propone generar un nuevo espacio público, promoviendo un entorno sostenible adaptando la intervención a las condiciones naturales del lugar y respetando criterios urbanísticos que garantizan el acceso universal.

El parador se estructura en módulos 9×9 metros adaptados según la función o uso de cada módulo, ya sea comercial con un volumen metálico, de recreación con juegos, de servicio sanitario o garita de colectivo y descanso. El módulo metálico permite resolver las distintas actividades en su construcción siendo además transportables, facilitando su utilización en distintos sitios donde se realicen encuentros o eventos.

La flexibilidad de usos es una premisa que surge de cuestionarse las diferentes y variadas actividades que el módulo puede llevar adelante diariamente, con el objetivo de dar soluciones y posibilidades para crear nuevas funciones en diálogo abierto y continuo con la sociedad.

El equipamiento previsto es diverso y complementario al uso del espacio: luminarias, bancos, cesto de basura, bicicleteros; en la parte recreativa habrá hamacas, tobogán, sube y baja, entre otros elementos.

La parquización del entorno se realizará respetando la flora autóctona existente y se intervendrá en espacios libres con un manto verde a designar por el área de espacios verdes municipal.