Debido a los cortes de energía eléctrica se vieron afectados los sistemas de bombeo que abastecen diversos puntos de la ciudad de Neuquén. La situación se normalizará durante la jornada de hoy.

Debido a las tareas realizadas por personal del Ente Provincial de Agua y Saneamiento (EPAS), se normalizó el suministro hídrico en diversos puntos de la capital neuquina. Durante el miércoles y jueves pasados, los cortes de energía eléctrica complicaron el normal abastecimiento de agua en la zona Este- Norte de la ciudad.

En primer lugar se produjo un corte en la intersección de Anaya y Bejarano, donde el viento provocó la caída de un árbol sobre la línea de tensión causando el corte de energía eléctrica que afectó directamente el bombeo de Río Grande. Esto disminuyó los niveles de reserva en las cisternas de Santa Genoveva y Río Grande.

En la tarde de ayer, sobre la calle Obreros Argentinos, se produjo un nuevo inconveniente ajeno al EPAS que dejó sin luz la zona de Río Grande afectando nuevamente el sistema de bombeo que abastece al Centro Este de la ciudad.

Los empleados del EPAS detectaron una pérdida en el acueducto ubicado al final de la calle Olascoaga, que se trataría de un desplazamiento por tensiones transitorias o golpes de ariete, por lo que el personal está evaluando la situación de testeos en la zona.

En este momento los niveles de agua en las cisternas lograron un incremento del 63 por ciento, por lo que la situación estaría normalizada. Es muy importante que los vecinos hagan un uso racional del recurso para recuperar de manera completa los niveles de agua requeridos por la ciudad.

Ante cualquier inconveniente, los vecinos pueden comunicarse con la Base Este a los teléfonos 4431674 y 154166215.