Se invirtieron 5 millones de pesos en el aserradero de Abra Ancha

febrero 7, 2012

Se trata de la planta que posee Corfone en Aluminé, en la que se pusieron en marcha nuevas maquinarias y obras complementarias. El acto inaugural lo encabezó hoy el gobernador Jorge Sapag, acompañado por el intendente Andrés Méndez y otras autoridades.

El gobernador Jorge Sapag encabezó hoy el acto en el que se presentaron las renovadas instalaciones del aserradero Abra Ancha que la empresa estatal Corporación Forestal Neuquina (Corfone) posee en Aluminé, y en el cual se invirtieron 5 millones de pesos en maquinarias y obras complementarias.

La ampliación del aserradero de Abra Ancha forma parte del Proyecto Ejecutivo de Rehabilitación y Mejora Tecnológica, que contempla una inversión total de 10 millones de pesos. Además de esta obra se contempla la modernización del aserradero de Junín de los Andes, la instalación de la primera industria en la zona norte en el aserradero de Las Ovejas y el recambio tecnológico del vivero de Junín de los Andes.

Durante su discurso, el gobernador aseguró que “hoy en Abra Ancha se está inaugurando la planta más importante de la Patagonia” y explicó que “de 80 mil pies que producíamos por mes vamos a empezar hoy, a partir del momento en que las máquinas empiecen a funcionar, más de 300 mil pies por mes, que es una multiplicación de la producción hecha con eficiencia y con tecnología”.

Indicó que “tenemos la obligación de demostrar que la empresa pública bien gestionada, bien gerenciada, es tan importante como la empresa privada” y recordó que “pusimos a disposición de la actividad privada la posibilidad del aserradero y al no encontrar ofertas, decidimos como empresa pública integrar los procesos, desde tener los viveros, la forestación, la industria, la comercialización”.

Explicó que Corfone se ocupará de “vender las tablas, vender los tacos que necesitamos para los bines, vender la madera que necesita la región” y destacó que “con esta maquinaria y con su tecnología podemos tener en este momento el aserradero más importante de la Patagonia, no solamente por la cantidad de madera que va a procesar, sino también por la calidad de la tecnología que hemos incorporado”.

El mandatario provincial dijo que “al mismo tiempo ya tenemos para inaugurar el aserradero de Las Ovejas” y explicó que se están construyendo viviendas en Andacollo, “con tecnología propia de Corfone, con ladrillos de madera fácilmente articulables por un diseño propio”. Informó también que se visitarán “cuatro dormis que tenemos para el camping mapuche que se encuentra en Ruca Choroi”.

“Lo hemos implementado en Vista Alegre, Neuquén, Colipilli y ahora en Andacollo. Estamos felices que también Corfone, en materia de construcción de viviendas, se esté desarrollando en la región”, expresó.

Además, Sapag realizó un reconocimiento “a todas las personas que trabajaron para este momento”, particularmente a todos los trabajadores de Corfone y del Consejo Provincial de Acción para el Desarrollo (Copade).

“A los que estuvieron, a los que están hoy, a los que tuvieron la visión”, señaló y agregó que “uno ve que transcurrieron 40 años y muchas de las personas que forjaron estos sueños y que hicieron realidad y posible esto, no están. Tenemos que rendir ese sentido homenaje, porque cuando uno planta para 40 años hacia delante lo que está plantando son sueños”.

Recordó a su padre Elías Sapag y contó que cuando llegó a la provincia se dedicó a tareas forestales en Covunco. “Mi padre decía siempre, parafraseando a un poeta: yo planto por los que no plantan, yo siembro por los que no siembran, quiero llenar de frondas estas laderas para que otros las disfruten cuando yo me muera”, expresó. También rindió un homenaje a Felipe Sapag y dijo que “era un visionario, un hombre práctico, de medidas ejecutivas, de pocas palabras, pero de hechos y realizaciones”.

Antes de las palabras del gobernador, hablaron el intendente de Aluminé, Andrés Méndez; el ministro de Desarrollo Territorial, Leandro Bertoya; el subsecretario de Producción, Javier Van Houtte; el jefe del aserradero, Enrique Cuiñas; y uno de los fundadores, “Cacho” Vidal.

Detalles del aserradero

El aserradero Abra Ancha es el más moderno y grande de la Patagonia, y está ubicado en un lugar estratégico de una cuenca forestal en desarrollo. La incorporación de tecnología se configura como la culminación del desarrollo de un polo forestal en la zona.

Se trata de una línea de aserrado con tecnología de última generación de la empresa brasileña Industrias Mill, que se caracteriza por tener sierras sinfines horizontales. Sus hojas son de bajo espesor y producen muy poco aserrín, aumentando y mejorando el aprovechamiento de la madera.

Con la maquinaria anterior, el rendimiento era de 110 pies cuadrados por metro cúbico de madera. Esta nueva tecnología producirá 180 pies cuadrados por metro cúbico. Con la instalación de esta nueva línea de aserrado, se proyecta cuadruplicar la capacidad actual del volumen de procesamiento: se pasará de 80 mil pies cuadrados por mes de producción a 350 mil.

Esto genera agregado de valor a la cadena forestal: desde las actividades extractivas en el bosque, logística y en el proceso de industrialización, con el consecuente aumento de la cantidad de puestos directos e indirectos de trabajo.

Para incorporar las maquinarias se instaló un nuevo transformador junto con una unidad de medición, se desarrolló la obra de ampliación del galpón (de 900 a 1.700 metros cuadrados) y se construyó un área de clasificación destinada a la selección de rollizos. Las obras estuvieron a cargo de personal de Corfone.

El aserradero de Abra Ancha fue inaugurado en 1998 por el entonces gobernador Felipe Sapag. Actualmente trabajan allí 73 personas.

Es el único destinado al procesamiento de coníferas en toda la zona centro de la provincia del Neuquén, que es la de mayor superficie forestada con esa especie, abarcando casi el 80 por ciento del volumen de madera proveniente de especies exóticas de la provincia, según datos del inventario provincial.

Hasta el momento se trabajaba con una línea de aserrío de fabricación chilena que se pensó con el objetivo de procesar rollizos provenientes de primeros raleos de coníferas. Se instaló en 1995 y se le fueron incorporando avances para hacerla más productiva y aumentar la seguridad del personal.

Los productos obtenidos son tacos para pallets, que se venden en estado verde y son enviados rápidamente a la zona del Valle para armado de bins para fruta; y tablas para machimbre y tirantes que se secan en el Parque Industrial de Junín de los Andes.

Otros de los productos generados en Abra Ancha son los bloques de madera que se utilizan para las obras realizadas mediante el sistema constructivo de Corfone. Este sistema tiene como unidad de construcción el ladrillo de pino ponderosa, agregándole valor a la madera. Incluye un diseño original con encastres.

La provincia financió distintas dependencias en Vista Alegre, Valle de las Damas, Colipilli, Junín de los Andes, Ruca Choroi y Neuquén capital (salón de usos múltiples, dormis, una oficina del área de producción, entre otros). En Andacollo se están construyendo diez casas, en lo que constituye la primera experiencia desde la provincia en lo que respecta a viviendas.