La ceremonia fue presidida por el gobernador Jorge Sapag junto con la vicegobernadora Ana Pechen y el intendente local, Javier Bertoldi.Se trata del primer edificio construido íntegramente por Corfone mediante el sistema de bloques de madera encastrados. En el acto las autoridades entregaron un tractor nuevo para el ECA.

El gobernador Jorge Sapag, acompañado por la vicegobernadora Ana Pechen, inauguró esta tarde en Centenario la nueva sede del Ente Compensador Agrícola (ECA), ubicado en Belgrano al 700 de esa localidad. La obra demandó una inversión en infraestructura y equipamiento de 1,5 millones de pesos autorizados mediante ley provincial Nº 2788 de Fondos ECA.

Se trata de una construcción realizada mediante el sistema de bloques de madera encastrada desarrollado por la Corporación Forestal Neuquina (Corfone), que además por primera vez se encargó íntegramente de la ejecución de la obra.

Durante sus 14 años de existencia, el ECA tuvo varias sedes administrativas de funcionamiento: en principio estuvo ubicado en la ciudad de Neuquén y luego se mudó a Centenario. Allí, por iniciativa de su Consejo de Administración y las Cámaras de Productores, se solicitó la autorización al Estado provincial para construir la sede definitiva.

Durante su discurso, Sapag destacó la importancia de que los Estados municipal, provincial y nacional “estemos presentes en las actividades productivas” y como “el gerenciamiento coordinado y el trabajo en equipo permiten llevar adelante políticas publicas”. Con relación a la obra, el mandatario calificó al ECA como “un emprendimiento publico-privado creado con mucho ingenio, inteligencia y practicidad” y un “ejemplo de cómo llegar rápido y efectivamente a solucionar los problemas”.

Asimismo, destacó el sistema constructivo desarrollado por Corfone e indicó que “no importa si es público o privado, lo importante es la pasión que se hace en el gerenciamiento, la transparencia, el compromiso y la responsabilidad”. Agregó que “Centenario es como el portal de ingreso hacia un sector nuevo en horizontes geológicos no convencionales que ofrecen a la provincia de Neuquén un desafío fundamental”.

Además, sostuvo que “la provincia tiene petróleo y gas para los próximos cien años” y llamó a “pensar modos de diversificar la economía y de generar energías alternativas”. Añadio que “un país se construye de forma soberana e independiente si tiene alimentos, energía, educación y trabajo para su gente”, y remarcó “la importancia de que el objetivo esté puesto en la calidad de vida de las personas”.

“La provincia de Neuquén tiene viabilidad, un destino maravilloso; sólo hay que construirlo y debemos pensar qué provincia queremos para adelante”, finalizó.

A su turno, el ministro de Desarrollo Territorial, Leandro Bertoya, anunció el pronto envío a la Legislatura del anteproyecto de ley para destinar un fondo fijo de 30 millones de pesos por año al ECA; y otra iniciativa para renovar la ley que contempla los fondos que se distribuyen a través del Premio Estímulo a la Actividad Agropecuaria (ver nota aparte).

Luego, el intendente de Centenario, Javier Bertoldi, agradeció al gobierno por “las gestiones realizadas para el logro de esta obra tan anhelada por los productores regionales”. En representación del ECA habló una de sus fundadoras, María Rosa Romano, quien agradeció al gobierno provincial por esta obra y convocó a “continuar trabajando por el bienestar de los productores y sus familias”.

Antes de proceder al descubrimiento de la placa fundacional, el Eca recibió un tractor John Deere 5425 N de tracción simple, con motor John Deere Power Tech, de 77 Hp (57,4 kW) a 2.400 rpm modelo 40451, con 4 cilindros de aspiración natural. El vehículo demandó inversión de 246.790,70 pesos y fue adquirido a través del Fondo de Producción, Servicio, Industria y Turismo administrado por Fiduciaria Neuquina S.A.

Características de la obra

El nuevo edificio tiene una superficie de 250 metros cuadrados cubiertos y 110 semicubiertos. El interior es de bloques en su mayor parte, y el sector correspondiente al baño, cocina y parrilla del quincho está construido bajo el sistema constructivo tradicional. Los cielorrasos de las oficinas, baños y cocina son de durlock.

El sistema de calefacción y agua caliente es de caldera de doble función, que alimenta el sistema de radiadores y el agua corriente. Todas las aberturas instaladas son de aluminio de primera calidad con vidrio laminado.

La obra demandó cinco meses de trabajo: dos meses de ejecución de la platea -que estuvo a cargo de un tercero- y tres meses para levantar las instalaciones. Fue construida por personal de Corfone de Loncopué, Chos Malal, Las Ovejas y Neuquén. En total trabajaron seis personas, que a su vez se capacitaron en el sistema constructivo.

Acerca del sistema constructivo de Corfone

El novedoso sistema constructivo que promueve Corfone es de módulos, cuya unidad de construcción es el ladrillo de madera que incluye un diseño original con encastres. Se utiliza pino ponderosa, una de las especies más frecuentes en la zona. Esto permite un uso racional e intensivo de madera joven, como es el caso de la ponderosa, y muestra los beneficios de construir con madera sólida.

Las dependencias se montan sobre una platea de hormigón y los techos son de chapa con una estructura interna y aislaciones termohidrófugas, comunes a otros sistemas constructivos en madera. Este tipo de infraestructura demanda un menor gasto energético para calefaccionar y enfriar los ambientes.

En la provincia se han construido bajo este sistema un Salón de Usos Múltiples (SUM) en el paraje Colipilli para la comunidad Huayquillán; un SUM para el gremio Uocra en Neuquén capital; la delegación regional del ministerio de Desarrollo Territorial en Junín de los Andes; una serie de dormis en el camping de la comunidad Aigo en Ruca Choroi; gamelas en Valle de Las Damas en campos de YPF (refugios); una dependencia de Desarrollo Social en Vista Alegre; y diez viviendas en Andacollo y otras tres en Manzano Amargo mediante convenio con el Instituto Provincial de Vivienda y Urbanismo (IPVU).

Esas obras fueron construidas por la empresa “El Domuyo” con materia prima y fondos provinciales. La particularidad de la obra del ECA es que estuvo íntegramente a cargo de Corfone.

Participaron de la actividad el intendente de Vista Alegre, Marcelo Pieroni; la diputada nacional Alicia Comelli; integrantes de Cámaras de Fruticultura, del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) y del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa).