La iniciativa promueve el desarrollo de una carta neuquina que rescata la identidad con productos típicos y difunde el trabajo de referentes de la cocina en la provincia.

Con motivo del quinto aniversario de la creación del Sello de Distinción la Gastronomía Neuquina desde el ministerio de Turismo destacan la delimitación de los sabores típicos y tradicionales de Neuquén y la posibilidad para los maestros de la cocina de ofrecer una carta neuquina de calidad.

Durante el desarrollo de la XII edición del Festival del Chef Patagónico en Villa Pehuenia, surgió hace 5 años el primer encuentro de cocineros con el sector turístico provincial para darle impulso a lo que hoy es un símbolo de la cocina neuquina y un producto turístico de excelencia.

Fueron muchas las imágenes que guiaron la creación del Sello. Por aquel entonces, el chef Sebastián Mazzuchelli lo describía como la posibilidad gastronómica de trasladar el “mapa de Neuquén a la mesa”. También, Emanuel Leiva, enumeraba los productos típicos trazando un “identikit de la gastronomía neuquina”.

Cocineros y chefs de excelencia, honran cada día a la gastronomía neuquina. Muchos referentes como “Pepa Buamscha”; Pablo Buzzo; Leonardo Morsella; Claudio Abraham; Cristian Alfaro; Ezequiel González, Ramón “Moncho” Vázquez, Juan Rivera o Ana María Huenteleo; entre muchos otros se cruzan, entre recetas y rutas turísticas en el libro “Sabores del Neuquén” en donde se pueden encontrar recetas y referencias de la cocina de acuerdo a las regiones y las Rutas Turísticas de la Provincia.

El Sello promueve el desarrollo de una carta neuquina con la utilización de los productos típicos como la trucha, el ciervo, el chivo, la manzana, la pera, los frutos rojos-finos, el piñón, el cordero, la cereza, el ñaco, el jabalí, los ahumados, el vino y la cerveza; y provenientes como la miel, la sidra, gírgolas –hongos, pavo, cerdo, conejo, té, frutos secos, vinagres saborizados, aceite de oliva, helado, chocolate, licores y ñaco.

La importancia del trazado de los productos genera también un efecto multiplicador en el sistema productivo local, beneficiando de forma directa a los productores regionales de materia prima. Desde la trashumancia del norte neuquino, hasta las chacras de la confluencia o la recolección de piñones del Pehuén.

Cada destino de la provincia cuenta con tradiciones culturales que se trasladan a los platos, donde los aromas y los sabores de cada receta son la propia huella digital que las distingue. El Norte neuquino, la Ruta del Pehuén; los Lagos al sur; la Ruta del Vino o la Ruta de las Chacras mantienen costumbres culinarias que se identifican con cada producto regional. Estas dos últimas ligadas al turismo desde la gastronomía, con la producción de vinos y de frutas en las Chacras.

Actualmente los establecimientos distinguidos se distribuyen en todo el territorio. En la ciudad de Neuquén se encuentra Azar Restobar (Casino Magic); Bouquet de Revez; Cerveceria Owe; La Nonna Francesca; Restaurante Mil Novecientos Cuatro; Seasons Restaurante; Emmas; Aura y Buenos Caprichos. En Centenario la Casa de Té Los Chalets y La Casa del Flaco; en Plottier Dustan Restaurante y Los García Casa De Sabores; en San Patricio del Chañar: Restaurante Malma y Restaurante Saurus. En el sur de la provincia se encuentra Juanito Bar; Nuevo Ruca Hueney; Sauco Restó; Juanito Parrilla; Sigmund Restaurante en Junín de los Andes; en Villa La Angostura: Hub Restaurante; Nicoletto Pastas; Restaurante del Hotel Sol Arrayan y en San Marín de los Andes Patagonia Piscis. En Villa Pehuenia, capital de la gastronomía neuquina se encuentra Chokolhaa Chocolateria; Hopppringill; Mandra Restobar; Wurste Bar y Ollivier Bistro; en Caviahue Manolo´S Pizza y Pasta, y Lo de Naty; en Chos Malal Don Costa y en Huinganco: Restaurante Pirquineros.