Se creó en el PCA 2 a partir de un proyecto financiado por la línea Apoyo al Sector Turismo del Cofecyt. Dio tan buenos resultados que postuló a otra convocatoria y obtuvo el aval nacional y provincial para encarar una segunda etapa, incorporando nuevas herramientas tecnológicas para fortalecer el circuito.

Autoridades del Consejo Federal de Ciencia y Tecnología (Cofecyt) del ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación recorrieron el centro de interpretación que funciona en el Puesto de Capacitación Agropecuaria N°2 (PCA 2) de San Patricio del Chañar a partir de la conformación de un “circuito de producción de agroalimentos naturales y orgánicos”.

Romina Ochoa, directora de Relaciones Interjurisdiccionales del Consejo Federal, informó que “éste es un proyecto muy lindo. Comenzó con la línea Apoyo al Sector Turismo (Asetur) y esa instancia ya fue finalizada”.

De hecho, el informe elaborado por la dirección provincial de Ciencia y Tecnología de la secretaría de Planificación y Acción para el Desarrollo-COPADE indica que se “concluyeron de forma satisfactoria todas las etapas, tanto en lo que respecta a lo técnico como a lo financiero”.

Daniela Rodríguez, integrante del equipo que transformó en realidad este sueño, recordó que todo comenzó con “el desarrollo de un circuito de interpretación turístico vinculado a la producción y educación a 50 kilómetros de Neuquén”.

Esos buenos resultados fueron determinantes al momento de postular a una nueva convocatoria del Cofecyt, en la que el PCA 2 fue seleccionado para implementar una segunda instancia de este proyecto a través de la misma línea de financiamiento. No obstante, durante su paso por San Patricio del Chañar, Ochoa adelantó que “estuvimos trabajando con ellos y mirando posibilidades de presentar un proyecto (más) en las líneas productivas del Cofecyt”, tales como PFIP.

Por su parte Daniela Rodríguez, integrante del equipo que transformó en realidad este sueño, recordó que todo comenzó con “el desarrollo de un circuito de interpretación turístico vinculado a la producción y educación a 50 kilómetros de Neuquén”.

En este centro de formación profesional agropecuaria, que depende del Consejo Provincial de Educación (CPE), referentes de diversas disciplinas (agronomía, comunicación social, diseño, trabajo social, alimentos, veterinaria, turismo, etc.) acompañan a los productores y emprendedores que participan en las distintas unidades didáctico-productivas. Algunas de ellas son: huerta, elaboración de conservas, producción de hongos, multiplicación de aves de corral, elaboración de vinos, cerveza y sidra, entre otras.

“El (primer) proyecto en el que participamos de la línea Asetur se inicia a partir de institucionalizar y formalizar las visitas que tiene el Centro, por parte de distintos grupos, vinculados a salud, educación y referentes técnicos agropecuarios”, recordó Rodríguez. Agregó que desde el principio se buscó que los propios asistentes al PCA 2 fueran quienes cuenten qué y cómo lo hacen y compartan su experiencia de formación con los visitantes.

Tras integrar una unidad didáctico-productiva, donde se aprende y a la vez se produce, los productores y emprendedores participan de una feria que se realiza mensualmente en el mismo predio. Allí, pueden dar a conocer lo que realizan y también comercializar sus productos. De hecho, esta especie de práctica profesional les ha abierto las puertas a varios participantes para iniciar su propio emprendimiento. A esto contribuyen algunos talleres complementarios: para diseñar sus etiquetas, construir la marca en base a valores, entre otros aspectos.

En la segunda instancia a financiar con aportes no reembolsables de la línea Asetur se buscará “consolidar este circuito, la producción, la educación y el turismo, a partir de la incorporación de nuevas herramientas vinculadas a la tecnología y a la interpretación de cada una de las producciones que se realizan en este centro”, comentó Rodríguez.

En este centro de formación profesional agropecuaria, que depende del Consejo Provincial de Educación (CPE), referentes de diversas disciplinas (agronomía, comunicación social, diseño, trabajo social, alimentos, veterinaria, turismo, etc.) acompañan a los productores y emprendedores que participan en las distintas unidades didáctico-productivas.