Se conocieron los ganadores del concurso del Paseo de la Costa

septiembre 4, 2009

El anteproyecto ganador se llama “Pasarela 132″ y se caracteriza por su naturaleza no invasiva del medio ambiente. Un grupo de arquitectos de la ciudad de Neuquén salió premiado con una mención especial.

Paseo de la costa

Este viernes se conocieron los ganadores del Concurso nacional de ideas y anteproyecto, para el diseño y plan de manejo ambiental del Área Parque Natural de la Isla 132.

El comité organizador, que oficializará a los ganadores con entrega de premios y apertura al público en general el 10 de septiembre, adelantó que el primer premio del concurso se denomina Pasarela 132 y le corresponde a un grupo de profesionales de la Ciudad de Buenos Aires. El segundo y tercer premio denominados Pirca y Z le pertenece a dos grupos de arquitectos de la Provincia de Buenos Aires.

El primer premio denominado Pasarela 132 le corresponde al grupo de profesionales integrado por los arquitectos Mariano González Moreno, Cora Burgin, Ana Paula Saccone, Pablo Martín Villordo Quastler y Sebastián Mouzo de la Ciudad de Buenos Aires.

Para la elección de Pasarela 132, el jurado del certamen argumentó que los autores desplegaron su propuesta con un buen criterio compositivo que revela varios puntos valiosos, basándose en un adecuado estudio ambiental. Los expertos destacaron como característica saliente la poca intervención sobre el terreno, manteniendo de este modo las características distintivas del medio. Recalcaron que el anteproyecto cumple cabalmente con las premisas establecidas en las bases del concurso, y se encuadra en las previsiones acerca de la factibilidad económica de su ejecución futura.

El segundo premio denominado Pirca, le corresponde a Roberto Bustamante, Ezequiel Flavio Martínez y a Gisela Irina Hidde de la Provincia de Buenos Aires. Frente a este segundo trabajo premiado, el jurado expresó que el principal atributo de este anteproyecto consiste en la implementación de un anillo circular que rodea la isla, y sobre este anillo se ubican casi todos los programas de esparcimiento, didácticos, de servicios y comerciales. El anillo se complementa con un trazado que conecta la nueva urbanización -por medio de un puente- con la ciudad, y sobre este trazado se instalan servicios complementarios para los balnearios.

Finalmente el tercer premio fue para el proyecto Z, y le corresponde a Angel Ricardo Tombazzi, Guido East, Lorena De Luca, Leandro Vanoli, Alejandro Viale, Arnaldo Postiglione y Claudia Zanoni, también de Buenos Aires. La idea propuesta implica la consideración de la génesis histórica de la zona de la Confluencia, materializándola mediante dos trazados perimetrales. La intersección entre ambos representa la Confluencia y significa la unión entre la razón del progreso y la participación de los pueblos originarios del desarrollo de la zona. En la confluencia de los trazados se materializa el hito que la representa.

Dada la buena calidad de trabajos presentados, el jurado otorgó cuatro menciones; la primera para el proyecto Árbol, de Alberto Sbarra, Manuel Segura, y Hugo Molina, de la ciudad de La Plata, y las otras tres para los proyectos Puente de Palos de María Cristina Irañeta, Ricardo Aníbal Izquierdo, Claudio Bruno y Sivana Schianni, de Neuquén Capital; Yamil y Sur 2 de Capital Federal.

Los ganadores

Primer Premio: Pasarela 132

Este anteproyecto se basa en una buena secuencia de análisis que examina la estructura natural y la estructura física del lugar. Cumple cabalmente con las premisas establecidas en las bases y condiciones del concurso, y se encuadra en las previsiones acerca de la factibilidad económica de su ejecución futura, según consideró el jurado.

Se evaluó que sobre un adecuado estudio ambiental, los autores despliegan su propuesta con un buen criterio compositivo que revela varios puntos valiosos:

Poca intervención sobre el terreno natural, manteniendo de este modo las características distintivas del medio. El uso de las pasarelas, que protagonizan claramente la composición, se sustenta en un sistema de caminos elevados sobre el nivel del suelo, lo que permite conservar la permeabilidad del mismo, así como la flora y la fauna del lugar. Hay un buen diseño del auditorio, situado en un lugar apropiado en el que se aprovechan las pendientes del terreno.

El sistema del tratamiento planteado para el arroyo Duran va a facilitar el saneamiento de las aguas de manera natural.

El edificio que contiene al club de canotaje, resuelto de modo topográfico, sirve de base al puente, que conecta la isla con la calle Bahía Blanca. Este puente implica un desafío estructural que debería plantearse de acuerdo con la austeridad del proyecto general. Es adecuado el uso de los elementos que evocan el esqueleto de dinosaurio, como símbolo distintivo de Neuquén y de la Patagonia.

Por su naturaleza no invasiva el trabajo deja en suspenso la localización de lugares específicos para el solaz y el descanso de los usuarios de la isla. Se sugiere además un tratamiento paisajístico para el estacionamiento que otorgue alternancias de sombra, superficie absorbente, espacios verdes, sin que pierda la posibilidad de multiuso propuesto por los autores.

Se deberá evaluar la conveniencia de la instalación de molinos de viento en función de una ecuación económica rentable, indicó el jurado.

Segundo Premio: Pirca

El principal atributo de este anteproyecto consiste en la implementación de un anillo circulatorio que rodea toda la isla, sobre este anillo se ubican casi todos los programas de esparcimiento, didácticos de servicios y comerciales. El anillo se complementa con un trazado radial, que conecta la nueva urbanización, (puente de por medio), con la ciudad, y sobre este trazado se instalan servicios complementarios para los balnearios.

Un atributo particular son las áreas de estacionamiento que si bien son deficitarias, se incorporan en la periferia del parque central al lado del parque y oficia de gran espacio para el desarrollo de las actividades multitudinarias del auditorio. No serán aceptables los estacionamientos que invaden predios propios de la urbanización. Ciertos sectores de estacionamiento no coinciden con las estipulaciones de las bases.

Se pondera particularmente la sensibilidad con la cual es tratada la materialidad y la caracterización de los usos sobre el anillo circulatorio.

El plan de manejo ambiental propuesto es un planteo claro y simple si bien se observa que el trazado y tratamiento del arroyo Duran no se compadece con la realidad del sitio.

Tercer Premio: Z

La idea propuesta implica la consideración de la génesis histórica de la zona de la Confluencia, materializándola mediante dos trazados perimetrales, de borde de circulación peatonal, con característica individual propia: un trazado orgánico que fluye al oeste de la Isla conectando actividades recreativas y lúdicas y un trazado geométrico, semicircular, al este de la Isla.

La intersección entre ambos representa la confluencia y significa la unión entre la razón del progreso y la participación de los pueblos originarios del desarrollo de la zona.
En la confluencia de los trazados se materializa el hito que la representa.

Ambos recorridos se complementan con refugios, paradores centinelas, sitios de contemplación, el balneario, y los parques. Se puede verificar una sobre-intervención en el paisaje original, consideró el jurado que indicó que la síntesis de la propuesta original se extingue en los excesos de la propuesta.