Se conocieron las ofertas económicas para explorar áreas petroleras secundarias

noviembre 20, 2009

Corresponden a YPF, Rovella-Carranza y Petrobras para los yacimientos secundarios de Bajada de Añelo, Borde del Limay y Los Vértices, en asociación con la empresa estatal Gas y Petróleo del Neuquén. Rondan en promedio los 5 millones de dólares por área. Las áreas, de mediano riesgo, están en el centro y el norte de la provincia.

Se abrieron este viernes los sobres ‘B’ con las ofertas técnicas y económicas para la exploración, desarrollo y explotación de tres áreas hidrocarburíferas secundarias de la Cuenca Neuquina según la convocatoria de la empresa estatal Gas y Petróleo del Neuquén (G&P Nqn). Se trata de yacimientos ubicados en su mayoría en el centro y el norte de la provincia, considerados de mediano riesgo, sobre un total de 13 que figuran en esta primera ronda de calificación y selección de empresas convocada por G&P.

De esta forma, exhibieron sus ofertas económicas las tres firmas que el pasado 11 de noviembre presentaron los sobres ‘A’ conteniendo documentación administrativa y antecedentes, es decir, YPF, Rovella-Carranza y Petrobras Energía S.A., con propuestas sobre los yacimientos de Bajada de Añelo (ubicada en cercanías de Loma La Lata), Borde del Limay y Los Vértices (situadas ambas en la zona intermedia entre Picún Leufú y Senillosa). Todas las firmas pasaron satisfactoriamente el primer paso de la licitación y quedaron registradas como válidas.

Las propuestas económicas conocidas hoy tienen en promedio -por área- un valor de inversión de 5 millones de dólares; con una participación de la estatal G&P Nqn de un 15 por ciento en estas exploraciones; y tomando bajo cuenta y riesgo el total de la concesión, esto es, que las tres firmas se comprometen a invertir de su capital el cien por ciento de lo que demanden estos trabajos exploratorios, sea cual fuere su resultado. El empresariado asume el riesgo y a la vez el compromiso de ejecutar el cien por ciento aún cuando las tareas no llegaron a concretarse.

El acto se realizó en el microcine de CH Plaza ubicado en Carlos H. Rodríguez 364 de esta capital, sede del organismo, presidido por el subsecretario de Hidrocarburos y Energía, Héctor Mendiberri; el presidente y vicepresidente de G&P, Rubén Etcheverry y Sergio Schroh, quien además preside de Hidrocarburos del Neuquén S.A. (Hidenesa) y representantes de las empresas que presentaron sus ofrecimientos de inversión.

El titular de G&P marcó lo que a su entender es “una diferencia sustancial” en esta licitación con respecto a otros concursos anteriores aquí y en otras provincias, porque “las empresas que concursaron -indicó Etcheverry- aceptaron el requisito de los pliegos donde la garantía de ejecución de los programas de trabajo es del cien por ciento, es decir, si una empresa no ejecutó los trabajos, ese monto total que gastó en una determinada unidad de aproximadamente 5 millones de dólares, son ejecutados por G&P como asociado para realizar dichas tareas”.

El vicepresidente de G&P, Sergio Schroh, mencionó como “un hecho destacable” el 15 por ciento de participación de la empresa en estas exploraciones, “ya que históricamente y en la realidad -dijo- en compulsas de precios concretadas en otras empresas e inclusive en Hidenesa (Hidrocarburos del Neuquén S.A.), la participación del Estado era del 10 por ciento. Pero hoy, el Estado neuquino tiene la posibilidad de una intervención mayor en este negocio”.

Detalle de las propuestas de inversión

Rubén Etcheverry detalló que para Bajada de Añelo participaron YPF y Rovella-Carranza, que propusieron un pozo exploratorio a más de 1.500 metros de profundidad, equivalente a mil (1.000) unidades de trabajo (YPF presentó 300,5 unidades y Rovela otras 860 unidades). Una unidad de trabajo -explicó- corresponde a 5.000 dólares, por lo cual la inversión propuesta entre ambas firmas es cercana a los cinco millones de dólares.

Rovella también se interesó en las otras dos zonas. Para Borde del Limay propuso un pozo exploratorio de 1.500 metros entubados y 280,5 unidades de trabajo; y por Los Vértices unas 240 unidades de trabajo. Lo que suman más de 500 unidades equivalentes a 2,5 millones de dólares aproximadamente para invertir.

Por su parte, Petrobras Energia S.A. ofertó por las dos últimas al igual que Rovella. Para Borde del Limay se propuso un pozo exploratorio de 800 metros de profundidad y 891,6 unidades de trabajo; y para Los Vértices se presentaron 408 unidades de trabajo. Se suman así unas 1.300 unidades de trabajo iguales a unos 7,5 millones de dólares.
Los empresarios brasileros expusieron en este punto, que la oferta quedaba sujeta a la adjudicación del área Borde del Limay a su favor, debido a que ambas áreas comparten una unidad geológica y un mismo concepto para sus estudios exploratorios, lo que hace que los trabajos se deban hacer en paralelo.

Nuevas ofertas se conocerán a fin de mes

El presidente de G&P, Rubén Etcheverry recordó que la apertura de sobres para las otras diez áreas de esta primera ronda se realizará el lunes 30 de noviembre. Se trata de La Invernada, Bajo del Choique, La Escalonada, El Huecú, Cordillera del Viento, Las Lajas, Aguada del Puestero, Rincón La Ceniza, El Mollar y Barda Colorada que comprende otras tres pequeñas secciones: Barda Colorada I y II y La Solitaria. Estas últimas son de exploración más riesgosa, adelantó el funcionario.

Etcheverry reiteró que la adjudicación de estas tres primeras áreas será el 30 de noviembre, luego que la comisión de estudios y precalificación emita el dictamen interno. Ese día se concretará -en conjunto- la apertura de las propuestas técnicas de las diez que quedaron pendientes.

La etapa siguiente será la redacción de los contratos y, el viernes 11 de diciembre de este año, será el último paso de este proceso durante un acto público: la firma de los contratos con las firmas ganadoras de la licitación.

El total de 36 áreas que totalizan 1.542 kilómetros cuadrados de superficie fue transferido a G&P por el Ejecutivo provincial. El Estado pretende avanzar en la exploración y posterior incremento de reservas y producción de hidrocarburos en la provincia del Neuquén.

A estas trece áreas que actualmente están inactivas, se suman otras nueve (9) áreas más sobre las cuales también G&P tiene propiedad y que en la actualidad el Estado neuquino está invirtiendo y desarrollando, asociado en unión transitoria con empresas petroleras.