El acto de apertura de sobres será mañana al mediodía, en el ministerio de Economía e Infraestructura. El proyecto tiene un presupuesto oficial que supera los 62 millones de pesos.

Mañana al mediodía se licitará el búnker en el que funcionará el acelerador lineal de partículas adquirido por la provincia para el tratamiento de pacientes oncológicos en el hospital Castro Rendón de la ciudad de Neuquén. El proyecto tiene un presupuesto oficial de 62.882.892 pesos y un plazo de ejecución de 270 días. El acto de apertura de sobres se realizará en el ministerio de Economía e Infraestructura, ubicado en La Rioja 229 de la capital neuquina.

El búnker es un espacio geográfico donde se instalará el acelerador lineal de partículas (tecnología de última generación para el tratamiento de pacientes oncológicos), cuya función es garantizar la seguridad tanto de los pacientes como de quienes trabajan en el lugar y el exterior.

Planteada la necesidad de una nueva ala para el acelerador lineal, se pensó en un proyecto que sea integrador entre el sector de quimioterapia, en edificio existente, y el sector de radioterapia, en el nuevo edificio.

El proyecto para el nuevo búnker se ubica en la esquina de las calles Alderete y Santa Fe. La obra de ampliación será de 450 metros cuadrados y se ubicará el sector de radioterapia que contendrá el búnker, una sala de física, una de control, una de ateneo, cambiadores, sanitarios, cocina, admisión, archivo y sala de espera. En el edificio existente se harán remodelaciones en el sector de quimioterapia, donde se realizarán el ingreso principal, cuatro consultorios y una oficina administrativa.

Sobre la planta alta de la ampliación se realizarán dos oficinas y una sala de reuniones, a las cual se ingresará desde una escalera exterior existente.

El búnker para el acelerador lineal es una construcción realizada completamente en hormigón armado sobre una platea de 1,50 metros, con muros de 1,50 a 2,40 metros de espesor al igual que los techos.

También se deberá tener en cuenta que el búnker llevará una puerta blindada con plomo y poliestireno borado. La sala de tratamiento tendrá pisos y revestimientos vinílicos, como así también mobiliario para el guardado de accesorios del propio acelerador lineal.

Antes de comenzar con la obra se deberán realizar tareas de demolición, desmontaje y retiro de arbolados. Los trabajos serán los siguientes: demolición del búnker existente, de oficina en planta alta, de edificio de confitería en planta baja, de escalera y sala de espera Oncología en planta baja, de oficina planta baja, de veredas perimetrales, desmontaje de edificio de ropería, de las veredas municipales y retiro de los árboles (con permisos municipales correspondientes).