El ministerio de Salud recordó la importancia de fomentar una alimentación sana, actividad física y el no consumo de tabaco para disminuir los factores de riesgos.Hoy martes se conmemora el Día Mundial del Accidente Cerebro Vascular-ACV. Con el objetivo de informar a la población sobre cómo prevenir y detectar los ataques cerebrales, el ministerio de Salud recuerda que es importante fomentar una alimentación sana, realizar actividad física y el no consumo de tabaco, para disminuir los factores de riesgos de una de las principales causas de muerte y discapacidad a nivel mundial.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), alrededor de 15 millones de personas sufren un ACV cada año en todo el mundo. De ellos, más de cinco millones mueren y otros cinco millones quedan discapacitados en forma permanente. Los ACV constituyen, junto al infarto de miocardio, las principales causas de muerte en personas, donde el riesgo de sufrir estas afecciones aumenta en los varones de edad madura, así como en las mujeres después de la menopausia.

En Argentina se estima que ocurren entre 100.000 y 190.000 casos por año. Se produce un ACV cada 4 minutos. Y sólo uno de cada 4 pacientes que sufre un ACV llega a tiempo al hospital.

¿Qué es un Accidente Cerebro Vascular?

El ACV, también conocido como ictus o stroke (en inglés), embolia, apoplejía, derrame cerebral, o simplemente ataque cerebral, se produce cuando falla la circulación sanguínea hacia el cerebro. Si se interrumpe el flujo de sangre hacia el tejido cerebral, éste pierde el suministro de oxígeno y los nutrientes necesarios para su normal funcionamiento y, en consecuencia, un buen número de células cerebrales pueden morir. A esto se lo conoce como accidente cerebrovascular, afección que puede causar la muerte inmediata o dejar secuelas, según el nivel de gravedad del daño ocasionado.

Los síntomas de alerta a tener en cuenta son entumecimiento o debilidad repentina de la cara, brazo o pierna, especialmente en un lado del cuerpo; confusión repentina, dificultad para hablar o entender; dificultad repentina para ver con uno o ambos ojos; dificultad repentina para caminar, mareos, pérdida de equilibrio o coordinación; dolor de cabeza intenso y repentino sin causa conocida.

Es importante recordar que un ACV es una emergencia médica, y que a veces los signos de advertencia pueden durar solamente unos pocos instantes y luego desaparecen. Por este motivo, es necesario estar atento ante a la aparición de algunos de éstos síntomas, y no demorar en pedir ayuda profesional o llamar al 107 número de emergencias médicas de la provincia del Neuquén.

¿Cuáles son los factores de riesgo?

Es importante fomentar una alimentación sana, actividad física y el no consumo de tabaco, para disminuir los factores de riesgo.

Algunos que pueden ser tratados o modificados son:

• La hipertensión es el factor de riesgo más grande para el ACV y también juega un papel importante en los ataques al corazón.

• Los niveles de colesterol total, niveles altos de triglicéridos, niveles altos de lipoproteína de baja densidad o bajos niveles de lipoproteína de alta densidad (HDL) aumenta el riesgo de enfermedad cardíaca y ACV.

• El consumo de tabaco aumenta el riesgo de enfermedad cardiovascular.

• La inactividad física aumenta el riesgo de enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular en un 50%.

• La obesidad y sobrepeso.

• La diabetes genera el doble de probabilidades de desarrollar enfermedad cardiovascular y se debe controlar. Entre las mujeres, antes de la menopausia, la diabetes anula el efecto protector de los estrógenos y el riesgo de enfermedades del corazón aumenta de manera significativa.

• Una dieta alta en grasas saturadas aumenta el riesgo y se estima que provoca aproximadamente el 31% de la enfermedad cardíaca coronaria y 11% de los accidentes cerebrovasculares en todo el mundo.

• Una vida crónicamente estresante, el aislamiento social, la ansiedad y la depresión aumentan el riesgo de enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular.

Equipos de atención y rehabilitación

Dentro del sistema sanitario público existen profesionales abocados a la tarea de atención y rehabilitación de aquellas personas que tuvieron un ACV y quedaron con secuelas. Es necesario recordar que el accidente cerebrovascular es una de las principales causas de discapacidades de larga duración en gran parte del mundo. Los sobrevivientes de un ACV deben enfrentarse a una variedad de problemas mentales y físicos, según la gravedad del daño cerebral.

En el hospital Bouquet Roldán desde hace 30 años se viene trabajando con un servicio de rehabilitación, que es de referencia en la provincia y atiende pacientes con distintas patologías como: ACV, lesionados medulares, trastornos neurológicos, politraumatizados, enfermedades neuromusculares y amputados. Además existe un departamento dedicado a los niños donde se tratan patologías del desarrollo, y más complicadas neurológicamente como parálisis cerebral y mielomelingoceles.

El servicio brinda asistencia de lunes a viernes con dos equipos, uno de niños y otros de adultos, donde trabajan alrededor de 20 agentes con distintas disciplinas: kinesiología, terapia ocupacional, fonoaudiología, asistentes sociales, médicos fisiatras, psicólogos, todos con la colaboración de personal de administración y de apoyo. El servicio cuenta con consultorios y gimnasio.