Bajo el lema Enfermedad Renal Crónica y Envejecimiento, se pretende concientizar en la prevención de las enfermedades renales y se hace especial foco en la tercera edad.

El ministerio de Salud recuerda que hoy se conmemora el Día Mundial del Riñón. Bajo el lema Enfermedad Renal Crónica y Envejecimiento, este año se busca, junto con organizaciones de salud de todo el mundo, concientizar sobre este problema y hacer especial foco en la tercera edad.

El ministro de Salud, Rubén Butigué indicó al respecto que “con acciones muy simples podemos prevenir complicaciones renales” y recordó que “conductas saludables, como reducir el consumo de sal, controlar el nivel de azúcar en la sangre y la presión arterial, nos permiten prevenir la enfermedad renal y otras enfermedades”.

Enfermedades renales

En general, las enfermedades renales no presentan síntomas, pero afectan la calidad de vida de las personas. A nivel mundial, el 90 por ciento de las personas que las padecen no lo saben y cada año mueren millones de personas por complicaciones relacionadas con ellas. Además, otras patologías como la hipertensión arterial, la diabetes y la insuficiencia cardíaca dañan la función de los riñones.

Se debe tener en cuenta que luego de los 40 años de vida el filtrado de los riñones empieza a decaer aproximadamente un 1 por ciento por año. Tanto es así, que se estima que uno de cada 5 hombres y una de cada 4 mujeres –entre los 65 y los 75 años–, y la mitad de los mayores de 75 años, tiene algún grado de enfermedad renal. Varios de estos casos derivan en una insuficiencia renal y requieren diálisis o trasplante, por lo que es importante tomar conciencia y prevenir.

Los riñones, que tienen como función filtrar la sangre y eliminar sustancias tóxicas a través de la orina, son considerados órganos vitales. También participan en el control de la presión arterial, normalizan el volumen del líquido corporal al retener o eliminar el agua, regulan la formación de glóbulos rojos e intervienen en el metabolismo óseo mineral mediante la formación de vitamina D.

Como parte de las medidas de prevención, el ministerio de Salud recomienda también realizar actividad física en forma frecuente, no fumar, tomar agua segura, controlar el peso corporal, consumir alimentos variados y saludables; así como también evitar la automedicación y el consumo de pastillas anti-inflamatorias de forma regular.