Se aprobó en forma general el estudio de ordenamiento territorial para Pulmarí

mayo 3, 2011

Busca optimizar el uso racional del territorio en un marco de gestión responsable y sustentable de los recursos naturales y el desarrollo sociocultural equitativo del área Pulmarí. Un equipo consultor neuquino realizó el estudio.

El ministerio de Desarrollo Territorial informó que, este martes, el directorio de la Corporación Interestadual Pulmarí (CIP) aprobó en forma general el estudio de ordenamiento territorial sustentable del área Pulmarí.

Técnicos de la provincia y un equipo de consultores tratarán aspectos técnicos específicos mediante un análisis que desarrollarán posteriormente, según lo expresado en una reunión en la Universidad Nacional del Comahue en la que estuvo presente el subsecretario del Copade y miembro del directorio de la CIP, Sebastián González. El objetivo es optimizar el uso racional del territorio en un marco de gestión responsable y sustentable de los recursos naturales, y el desarrollo sociocultural equitativo del área Pulmarí.

Luego del acto, el subsecretario indicó que “la concreción de este estudio se produce en forma concurrente con el decreto provincial 1804 mediante el cual el gobernador dispuso a fines del año pasado un plan de desarrollo y ordenamiento territorial del departamento Aluminé, que será implementado desde este año por el ministerio de Desarrollo Territorial de la provincia, en conjunto con el Consejo Federal de Inversiones (CFI)”.

González explicó que el decreto busca ordenar la totalidad del área urbana y rural en el departamento Aluminé, “abarcando las superficies abarcadas por los ejidos municipales de Villa Pehuenia y Aluminé, las áreas geográficas influidas y que afectan a los lagos Moquehue, Aluminé Ñorquinco, y las tierras cuyo dominio fuera cedido a la CIP”.

Al respecto, precisó que funcionarios provinciales y de la CIP “mantendrán reuniones de trabajo destinadas a compatibilizar ambos trabajos para arribar a un ordenamiento territorial coherente que asegure la sustentabilidad y equidad del desarrollo de todo el departamento. De igual modo, se abordarán los aspectos específicos, esencialmente reglamentarios e instrumentales -que se consensuó que no serían aprobados todavía, dado que requieren de mayor análisis técnico para garantizar que están contemplados los intereses de todos los pobladores criollos y mapuches que habitan el territorio bajo dominio de la CIP”.

Su objetivo fue elaborar un diagnóstico actualizado de situación -consultado y validado por la comunidad destinataria- para luego formular recomendaciones y directrices estratégicas capaces de guiar el desarrollo sustentable del área. Además se propusieron herramientas de planificación y de gerenciamiento, aptas para que la CIP pueda conducir de la mejor manera el corto, mediano y largo plazo; teniendo especialmente en cuenta los aspectos socioculturales, productivos y de infraestructura.

El presidente de la CIP, Alberto Moreno, consideró la aprobación de este estudio marca un punto de inflexión en la historia de la corporación “porque nos marca una etapa que entendemos va a ser muy positiva para el desarrollo de Pulmarí”, y agradeció a todos los técnicos “que nos dieron las herramientas que vamos a tratar de usar de la mejor manera posible”.

Agregó que “en esta etapa no quiero dejar de agradecer también a la provincia con sus directores que en este momento, en el día de hoy, aprobó en general este plan que venimos trabajando hace más de un año y que sin duda nos instala de otra manera. Fundamentalmente porque entendemos que la CIP es “las partes trabajando en conjunto”, no hay otra manera de desarrollar una zona y una provincia. En esto tenemos que acordar, aceptar las diferencias y tenemos que ver realmente los puntos en los cuales podemos seguir avanzando, y esta es una de las herramientas fundamentales”.

A su turno, el vicepresidente de la CIP y referente del Consejo Pewence, Daniel Salazar dijo estar “muy contento porque lo que hoy aprobamos todos los miembros del directorio es alentador porque las comunidades siempre tuvimos en claro que la demanda nuestra es ancestral y, más allá de los colores políticos, nosotros consideramos que la demanda es justa”.

“Apostamos al consenso, a la construcción, y ojalá esto sea una oportunidad para las comunidades, los criollos, los vecinos del pueblo y realmente se pueda profundizar la interculturalidad y sea política de estado nacional y provincial”, concluyó.