Se trata de un emprendimiento que comenzó en julio pasado y que ya cuenta con más de cien mil plantas de cerezo. Se prevé que en un futuro cercano el proyecto genere más de 1.200 toneladas de cerezas con calidad de exportación en su primera etapa de desarrollo.

El gobernador Jorge Sapag visitó esta tarde un predio de 150 hectáreas ubicado en la localidad de Vista Alegre, propiedad del productor Carlos Enríquez. Se trata de un emprendimiento que comenzó en julio pasado y que ya cuenta con más de cien mil plantas de cerezo. El proyecto generará 800 puestos de trabajo en los predios y 200 en el galpón de empaque.

Se prevé que en un futuro cercano el proyecto genere más de 1.200 toneladas de cerezas con calidad de exportación en su primera etapa de desarrollo. Del predio de 150 hectáreas, 85 de ellas ya están sembradas. El proyecto demandó una inversión de 12 millones de dólares entre los predios, la planta frigorífica y de empaque.

Sapag fue acompañado por los ministros de Energía, Ambiente y Servicios Públicos, Guillermo Coco, de Desarrollo Territorial, Leandro Bertoya y junto al subsecretario de Producción, Javier Van Houtte.

Enríquez explicó que el proyecto consta de 150 hectáreas que fueron adquiridas “para transformar esta zona desértica en una fuente de productos exportables como la cereza”. Explicó que el proyecto comenzó hace 120 días y que durante ese período se desmontaron cerca de 85 hectáreas. En estos primeros días de noviembre se están terminando de plantar más de cien mil cerezos y que sólo resta poner las alamedas y los crataegus perimetrales.

“La infraestructura de conducción es muy adecuada a nuestro clima que tiene mucho viento” detalló Enríquez y dijo con respecto a la productividad que “nosotros hablamos de cajas exportables o kilos exportables por hectárea y nuestro objetivo realista es lograr al menos unos 14 ó 15 mil kilos por hectárea, que sería una producción entre las 2.500 y 3.000 cajas de 5 kilos”.