El gobernador se refirió a los sabotajes en líneas eléctricas que sufrió la provincia. El mandatario provincial repudió enérgicamente los sucesos y afirmó que provienen de sectores “reaccionarios, que no tienen votos y sin respaldo popular”.

El gobernador Jorge Sapag señaló está tarde que “en nombre del gobierno y de la provincia de Neuquén expreso mi más enérgico repudio a todos los sabotajes y los actos de violencia que han tenido lugar en estos últimos días en la provincia del Neuquén”. El mandatario realizó las declaraciones en referencia a los sabotajes en líneas eléctricas que dejaron sin energía a gran parte de la provincia.

Sapag expresó que “han sido responsables de estos hechos personas que dicen ser dirigentes, pero parece que no lo son, y que a raíz de una interna sindical y política, dentro del sector ATE, CTA y, específicamente, dentro del Ente Provincial de Energía del Neuquén, plantean una interna de estas características”.

El gobernador se subrayó puntualmente el hecho ocurrido en la tarde de ayer y que está siendo investigado por la Justica. “Allí, con un sistema de revoleo también, una cadena de 5,50 metros fue lanzada y arrojada por una persona”, explicó Sapag. “La persona que se encontró debajo de esa línea sufrió los efectos del arco voltaico. La energía lo tocó y le quemó el 40 por ciento del cuerpo. Se trataba de un trabajador del EPEN, el único que se encontraba en ese lugar”.

Además, Sapag lamentó que problemas surgidos en internas sindicales afecten a la población. “Lamento profundamente que hayan tomado al EPEN como campo de batalla para dirimir sus problemas internos, sindicales y políticos”, dijo el gobernador. Y recordó que “el reclamo salarial que hizo el sector de ATE fue respondido por la provincia otorgándose un aumento de más del 20 por ciento para el año 2013”.

 

Palabras del gobernador

A continuación se transcribe el mensaje completo emitido por el gobernador Sapag:

“En nombre del gobierno y de la provincia del Neuquén, expreso mi más enérgico repudio a todos los sabotajes y los actos de violencia que han tenido lugar en estos últimos días en la provincia del Neuquén. Han sido responsables de estos hechos personas que dicen ser dirigentes, pero parece que no lo son, y que a raíz de una interna sindical y política, dentro del sector ATE, CTA y, específicamente, dentro del Ente Provincial de Energía del Neuquén, plantean una interna de estas características.

Hace siete días, la provincia el Neuquén fue objeto, en Alicurá, de un atentado contra una línea eléctrica, practicado con revoleo de cadenas hacia las líneas eléctricas de alta tensión. En esa oportunidad, en Alicurá se provocó la caída de la transmisión de electricidad hacia las localidades de Junín (de los Andes) y San Martín (de los Andes). Rápidamente y por el rápido, también, accionar de trabajadores del EPEN responsables y serios y sus conductores, fue posible restablecer la energía en Junín y San Martín.

Hace tres días, en la ciudad de Neuquén algunos dirigentes sindicales del EPEN, instigados por otros, atacaron cobarde y salvajemente a un taxista y a un remisero. De ello hay pruebas gráficas en los medios de la zona. Pero ayer, 19 de diciembre, después de una asamblea donde al canto de ‘si no hay arreglo, hay apagón’, los dirigentes sindicales que menciono instigaron a nuevos actos de violencia. Hubo un sabotaje a los sistemas informáticos del Ente Provincial de Energía y varias localidades del interior estuvieron dos, tres horas sin luz. Llevó hasta la medianoche reponer, desde las 21 horas, la electricidad a estas localidades.

Pero quiero particularizar con un hecho que ocurrió a las 18.40 en el paraje La Porfía, a once kilómetros de (Villa) El Chocón, camino a Picún Leufú. Allí, con un sistema de revoleo también, una cadena de 5,50 metros fue lanzada y arrojada por una persona, después voy a dar más datos, a una línea de 33 kilovatios, línea de alta tensión que está a 20 metros de altura. La cadena, de 5,50 metros. Por lo tanto, quedó una luz entre el piso y el extremo de la cadena de alrededor de 15 metros. La persona que se encontró debajo de esa línea sufrió los efectos del arco voltaico. La energía lo tocó y le quemó el 40 por ciento del cuerpo. Se trataba de un trabajador del EPEN, el único que se encontraba en ese lugar, que fue conducido hasta ese lugar por Rubén Aranda, otro trabajador del EPEN de El Chocón. Quien se encontró tendido en el piso fue Jorge Rafael Villalba, de 31 años, también trabajador del EPEN de El Chocón, quien sufrió quemaduras en el 40 por ciento de su cuerpo y se encuentra en este momento internado en Neuquén. 40 por ciento de quemaduras y una situación muy delicada.

Está siendo el hecho investigado por la justica. Presuntamente, Jorge Rafael Villalba y Rubén Aranda están siendo investigados por sus eventuales responsabilidades en el hecho. Estos hechos se producen también alentados por esta interna sindical. La comisión interna del EPEN, liderada por los diputados provinciales (Alfredo) Marcote y (Raúl) Dobrusín y donde se encuentra la directora obrera, Luciana Colantonio, alientan permanentemente a trabajadores del EPEN a estas acciones directas. Y la justicia también está, por supuesto, investigando.

También Julio Fuentes, ex conductor de ATE en Neuquén y que se encuentra trabajando en la CTA, se encontró en Neuquén abogando por acciones directas en esta interna sindical y política; donde también hemos recibido la llamada de (Pablo) Micheli, de la CTA nacional, interesándose por esta interna sindical y a quien respondería también esta comisión interna.

Lo que si puedo decir es que lamento, repito, lamento profundamente que hayan tomado al EPEN como campo de batalla para dirimir sus problemas internos, sindicales y políticos. El reclamo salarial que hizo el sector de ATE fue respondido por la provincia otorgándose un aumento de más del 20 por ciento para el año 2013. Quiero destacar que el promedio de sueldos de los trabajadores del EPEN está por encima de los diez mil pesos y que, además, la directora obrera está cobrando más de 16 mil pesos. Por eso es incomprensible que en democracia estemos sufriendo estas acciones violentas. La violencia del terrorismo del Estado y la violencia terrorista la hemos vivido en la década del ‘70 y ha traído enormes perjuicios a la sociedad argentina.

Nosotros creemos que la democracia se construye con diálogo, con la construcción de paz social, con mucho respeto y, sobre todo, hay que respetar la voluntad popular. Estos son sectores que no tienen votos, que no tienen respaldo popular; son sectores reaccionarios, que con violencia pretenden enquistarse en un poder político o en un poder sindical.

Mi más enérgico repudio, mi más enérgico rechazo a acciones cobardes que no hacen otra cosa que producir daño en la integridad física de las personas, en la vida misma de las personas, y que además traen desasosiego a una sociedad como la neuquina que quiere progresar en paz, en armonía y con dignidad”.