Fue esta tarde al entregar 2 nuevos equipos desobstructores para el EPAS. Propuso “un camino de encuentros y de soluciones” y garantizó en materia de agua y saneamiento “un trabajo permanente y coordinado con los municipios”.

El gobernador Jorge Sapag junto con la vicegobernadora Ana Pechen entregaron hoy a las autoridades del Ente Provincial de Agua y Saneamiento (EPAS), dos camiones con nuevos equipos desobstructores adquiridos recientemente por el Estado neuquino por poco más de un millón y medio de pesos. Las unidades permitirán contar con las herramientas necesarias para mejorar la prestación del servicio de saneamiento en la ciudad de Neuquén, dado que posibilitarán la limpieza de los colectores cloacales y por ende evitarán el derrame en veredas y calles.

Durante la presentación de los equipos –que se realizó a las 15 en la planta de bombeo del EPAS, en la intersección de las calles Leguizamón y Río Senguer del Barrio Río Grande de esta capital- el mandatario provincial se mostró partidario del “diálogo, de hablar las cosas personalmente o de hacer reuniones de trabajo” entre los funcionarios provinciales y municipales; al tiempo que desechó la idea de “plantear problemas o discusiones en los medios de comunicación y después ir a buscar las soluciones”.

A renglón seguido Sapag afirmó que “el agravio y la descalificación no le sirven a nadie. Lo que sí sirve es ponerse el mameluco, el overol y trabajar. No le sirve a la sociedad ni el corte de ruta, ni la confrontación sea de hecho o de palabra”.

Aseguró que “en este camino de encuentros es que proponemos las soluciones. Vamos a trabajar con el municipio de Centenario y también seguiremos trabajando con el EPAS en la ciudad de Neuquén, pero queremos hacerlo en un clima de armonía. No buscar culpables. Debemos buscar soluciones. Nuestros enemigos no son las personas sino los problemas”.

Detalló que “el gobierno de la provincia tiene la firme vocación de trabajar por una ciudad en la que el EPAS le brinde un servicio de calidad a la población. Y a esto hay que sumarle las obras que se deben hacer, además determinar si estas deben insertarse en el presupuesto nacional, provincial o municipal; tenemos que salir a buscar recursos; hacer gestiones no quejas, y mucho menos estar todo el día en la radio o en los diarios planteando controversias, problemas y buscando culpables, o hablando o dirigiéndose a otros sectores del Estado a través de los medios de comunicación”.

Luego indicó que el Estado provincial hizo “esfuerzos enormes en la provincia en materia de saneamiento y agua potable y actualmente, estamos atravesando los años más difíciles de sequía de los últimos siete años en toda la República Argentina; en los cuales se secaron vertientes; con motivo de los terremotos ocurridos en Chile se corrieron o desplazaron otras, lo que ocasionó que muchas comunidades rurales perdieran el acceso al agua; y en tal sentido la provincia a través del EPAS está realizando decenas de perforaciones y nuevos sistemas de agua en Paso Aguerre, en El Sauce y en Taquimilán, por citar algunos lugares de la provincia”.

Otro párrafo especial mereció para el gobernador la situación de esta capital y subrayó en tal sentido que “particularmente en Neuquén capital hicimos la obra hidráulica más importante de la República y se trata del canal de Mari Menuco. Un canal hecho por el Estado neuquino de 45 kilómetros de longitud hasta la meseta y desde allí, hicimos dos nexos uno para Centenario y otro para Plottier. Un verdadero río subterráneo comparable con los ríos naturales de Picún Leufú, Catan Lil y Nahueve, que realizó la provincia, que requirió tiempo, esfuerzo y dinero y que demandó una inversión de 500 millones de pesos”.

Más adelante Sapag afirmó que “es bueno recordar el pasado para saber adónde vamos pero también es bueno ser reconocidos. Cuando se hace una obra de esta calidad y dimensión, lo menos que podemos hacer es un reconocimiento social” y agregó que “la ciudad de Neuquén está entre dos ríos, el Neuquén y el Limay, es una ciudad maravillosa y a sus habitantes les tenemos que llevar soluciones y no problemas”.

Y sumó: “Así como el Limay y el Neuquén confluyen, se encuentran y combinan esa transparencia que significa en mapuche Limay con ese Neuquén que significa caudaloso, poderoso, enérgico; pues entonces cuando en una sociedad la transparencia y la energía se combinan, es muy bueno trabajar juntos para mejora la calidad de vida de los habitantes y dejar las discusiones, las controversias y las confrontaciones para los tiempos electorales”.

Añadió que “los tiempos electorales ya vendrán. No hace falta un tiempo electoral permanente. Político es el que piensa en la próxima elección y hombre o mujer de Estado es el que piensa en la próxima generación. Entonces hay que ver detenidamente qué quiere ser uno: si politiquear todo el tiempo o llegar a una de estas funciones luego de ser elegido por el pueblo para mejorar la calidad de vida de los habitantes, de trascender a través de obras, porque uno cuando llega a esta función quiere y tiene ganas de hacer muchas cosas. No tiene ganas de estar permanentemente confrontando y peleando con todo el mundo”.

 

Reconocimiento a los trabajadores del ente

El presidente del EPAS, Víctor Marecos expresó durante su exposición que “la satisfacción de poder contar con estos nuevos equipos que suman cinco en total y son para un mejor desempeño de nuestro trabajo” y resaltó en cuanto al servicio de agua potable que “la provincia del Neuquén ocupa el séptimo lugar a nivel nacional en cuanto al grado de cobertura de la red de agua potable a nivel país; con una cobertura del 94 por ciento de la población, lo cual nos llena de orgullo”.

Marecos señaló que “en las últimas semanas nos tocó defender el trabajo que realiza el EPAS en la ciudad de Neuquén porque, hay personas que piensan que cuando abrimos la canilla y sale agua es producto de la magia” y “lo que les quiero decir es que eso es producto de que en cada rincón de la ciudad hay un equipo de bombeo, una planta potabilizadora y hay trabajadores que están cumpliendo sus funciones las 24 horas del día y los 365 días del año para que los ciudadanos de esta capital podamos tener agua en nuestras casas”.

“Por eso quiero hacer un especial y enorme reconocimiento a los trabajadores del EPAS en tal sentido”, enfatizó Marecos.

Los dos camiones fueron comprados mediante convenio firmado con la subsecretaría de Medio ambiente y Desarrollo Sostenible a través de la dirección de Administración del ministerio de Energía, Ambiente y Servicios Públicos, con fondos provenientes de una tasa ambiental que cobra la secretaría de Medio Ambiente de la provincia de Neuquén. Con esta adquisición suman 5 en total los equipos desobstructores con que cuenta el EPAS.

El desobstructor es un moderno equipo que realiza la limpieza y desobstrucción de cañerías de hasta mil milímetros de diámetro y una longitud de hasta 150 metros. Cuenta con una motobomba de impulsión de 240 litros por metro, por minuto (ltm/min). Está integrado a un tanque con capacidad de 5 mil litros y manguera termoplástica de alta presión.

Participaron del acto el senador Horacio Lores; el gobernador mandato cumplido Pedro Salvatori; legisladores provinciales; concejales municipales; los ministros de Energía, Ambiente y Servicios Públicos, Guillermo Coco; de Salud, Rubén Butigué y de Coordinación de Gabinete, Seguridad y Trabajo, Gabriel Gastaminza; los subsecretarios de Planificación y Servicios Públicos, Guillermo Gesualdo; de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Ricardo Esquivel y de Prensa, Antonio Artaza.