Llegaron a la provincia invitados por YPF. Tras visitar Loma Campana, participaron de un encuentro con el gobernador Jorge Sapag en San Patricio del Chañar. También estuvieron el presidente y CEO de YPF, Miguel Galuccio y el presidente para África y América Latina de Chevron, Ali Moshiri.

El gobernador Jorge Sapag participó esta tarde de una reunión de trabajo con autoridades de las empresas YPF y Chevron y con un grupo de 30 inversores internacionales y locales, representantes de bancos y analistas financieros que se encuentran en la provincia para conocer los avances que se están produciendo en no convencionales.

La comitiva que participó del almuerzo con el gobernador en San Patricio del Chañar realizó previamente una visita a Loma Campana. Estuvo encabezada por el presidente y CEO de YPF, Miguel Galuccio y contó con la presencia del presidente para África y América Latina de Chevron, Ali Moshiri, y la coordinación del Americas Society/Council of the Americas, que estuvo representando por su presidenta y CEO, Susan Segal.

Al concluir el encuentro, el gobernador informó que “YPF y Chevron invitaron a un grupo de inversores de todas partes del mundo -como Brasil, Estados Unidos y Canadá-, que tienen interés en conocer la realidad de Neuquén, de los yacimientos que hay de gas y petróleo en la provincia”.

“Tuvieron toda una jornada de trabajo, recorrieron Loma Campana, donde hay 23 equipos de perforación en un área muy reducida. Es algo inédito en la provincia, en la Patagonia y en la República Argentina, nunca se vieron 23 equipos trabajando juntos en un área pequeña”, dijo Sapag.

El mandatario aseguró que “quedaron muy bien impresionados con la provincia, con la cantidad de agua que hay, energía, gasoductos, oleoductos, infraestructura, conocimientos, recursos humanos y profesionalismo”. Además, indicó que “se han encontrado con una provincia muy sólida y una YPF trabajando con todo”.

El gobernador recalcó que 2014 “es un año récord, con seis mil millones de dólares de inversión en la provincia” en materia hidrocarburífera. “Supera con creces la que se hizo el año pasado y, comparada con la de 2010, que fue de mil millones, sextuplica la inversión”, añadió y manifestó: “Esperemos que se siga año a año superando para generar más trabajo, que derrame riqueza y diversificación de la economía sobre todo el territorio provincial”.

Sapag destacó que YPF representa el 45 por ciento de esa inversión y dijo que la empresa “siempre fue emblema y marcó el rumbo en la República Argentina”. “Lo hizo en épocas históricas y ahora está haciendo una nueva historia en la provincia, a partir de tecnologías no convencionales, respetando el medio ambiente, cuidando el agua, cuidando el recurso y diversificando la economía. Ese es el objetivo”, señaló.

Anunció que se presentará en la Legislatura provincial un proyecto de ley “de responsabilidad social empresaria ambiental, comunitaria y de valor compartido”. Destacó que el valor compartido “es algo más que la responsabilidad social empresaria”.

“En tiempos de capitalismo puro se entiende que alcanza con que las empresas paguen sus impuestos para cumplir con sus responsabilidades. Esto fue superado por el concepto de responsabilidad social empresaria, que vino a mostrar que la empresa se tiene que involucrar con responsabilidad con sus empleados, con la sociedad en la que vive, con la ciudad en la que trabaja, con el medioambiente”, continuó y explicó que el concepto de valor compartido “es que la empresa tiene que avizorar hacia delante, en los próximos 5, 10, 15 o 20 años, la sociedad que todos queremos”.

“Compartir el valor con todos los habitantes, trabajar para que esa sociedad se transforme y que la riqueza derrame sobre todos los habitantes del lugar. Es decir, que la riqueza no sea para un sector, sino para el conjunto de la sociedad”, dijo Sapag, quien espera contar con el apoyo de todos los legisladores al presentar el proyecto en la Legislatura.

Indicó que se trata de un nuevo concepto de “los teóricos del desarrollo de las sociedades modernas” y destacó la importancia de contar con “empresarios, que deben tener talento, creatividad, empujar, generar ideas y gestionar; trabajadores, que son el motor de cualquier actividad; los recursos o las materias primas; el capital financiero; y, por supuesto, las tecnologías”. “Cuando se pueden aunar todos esos criterios y repartir la riqueza entre toda la sociedad, estamos en lo que es valor compartido”, concluyó.