Durante las celebraciones por el Día de la Independencia, el gobernador de la provincia inauguró la obra de agua para riego en Colonia Nueva Esperanza que beneficia –desde hoy- a las más de 600 familias establecidas en el sector.

El gobernador Jorge Sapag al encabezar hoy el acto central por el 198º aniversario de la Declaración de la Independencia, en el barrio Colonia Nueva Esperanza situado en la meseta al norte de la ciudad de Neuquén, se mostró “satisfecho y agradecido” por “tener esta reunión en este marco de cordialidad, patriotismo y alegría”. De la actividad participó el intendente de la ciudad, Horacio Quiroga.

Al recordar a los hombres y mujeres de la historia argentina que dieron su vida por la Patria, Sapag sostuvo que “nosotros sabemos lo que significa defender las convicciones e ideales. Tenemos que estar dispuestos como lo estuvieron ellos a defender nuestras convicciones e ideales aunque el sacrificio sea mayúsculo. Son tiempos de lucha para seguir construyendo la República y esta gran Nación, con provincias fuertes, federales, autónomas”.

En su discurso, el mandatario neuquino afirmó que “el federalismo no es solamente un discurso o una Constitución escrita sino, por sobre todo, es una realidad que hay que construir todos los días” y “en esa construcción están empeñados todos nuestros esfuerzos”.

Ante las más de 600 familias de ese sector barrial, autoridades provinciales y municipales, Jorge Sapag les agradeció “su presencia y participación hoy en esta fiesta popular y ciudadana” pero más aún porque “lo podamos hacer en este marco de armonía y cordialidad porque eso es justamente la democracia: cordialidad, respeto, unidad en la diversidad”.

Jorge Sapag calificó a la jornada como “un día importante” debido a que “es importante recordar la historia” porque “si no sabemos de dónde venimos, sino ratificamos con estos hechos y actos de conmemoración nuestras fechas históricas, no podremos entonces reafirmar nuestra nacionalidad”.

Al historiar los hechos ocurridos el 9 de julio de 1816 que llevaron –desde Tucumán- a la Declaración de la Independencia, Sapag recordó que “fueron las Provincias Unidas del Río de la Plata, fueron las Provincias, como estados preexistentes a la Nación, las que entablaron la lucha para constituir nuestra nacionalidad y darnos la libertad y la independencia”.

Ponderó “a los hombres y mujeres de la historia nacional” como “verdaderos gigantes” e indicó que “por eso es bueno que hagamos un alto en nuestro camino, en nuestras vidas cotidianas, en nuestras luchas diarias, en nuestros problemas provinciales, municipales, personales o familiares, y levantemos la mirada y la dirijamos hacia atrás, para ver desde dónde venimos y cuál es nuestra historia”.

Y agregó que “es nuestro deber recordarlos a todos, a los que pasaron a la historia y a los que quedaron en el olvido, porque gracias a ellos hoy podemos tener este presente y la posibilidad de trabajar para construir la Nación que queremos y nos merecemos”.

Ya al despedirse y haciendo hincapié en el encuentro de fútbol que por la copa mundial esta tarde disputa Argentina, Sapag sostuvo que “así como nos encuentra a los argentinos unidos por el deporte o por la cultura, ojala nos encuentre unidos en la construcción de una gran Nación que nos reclama” y anheló que “la convocatoria por el deporte también se traduzcan –siempre- en la convocatoria detrás de los grandes objetivos que son la igualdad, la solidaridad, el progreso y la inclusión social”.

Obras para el desarrollo y la conectividad

En otro tramo de su alocución, Sapag explicó que “en esta colonia rural el gobierno de la Provincia está trabajando fuertemente en distintos temas. Uno de ellos es el agua potable, otro la luz y otro el matadero; también el Centro de Salud que inauguramos hace muy poco tiempo y hoy dejamos habilitado el bombeo de agua para riego”.

Y sumó que además la Provincia “está trabajando en obras para impulsar el desarrollo, mejorar la comunicación y la conectividad en toda esta zona. Dentro de estas se encuentra el nexo con el tercer puente Neuquén-Cipolletti; y otro nexo de interconexión entre la circunvalación de la ciudad de Neuquén y la ruta provincial N° 7 a través de la rotonda ubicada frente a la Cerámica Zanon”.

El gobernador también confirmó que “este mes de julio lanzaremos el llamado a licitación para ejecutar una autovía que unirá la esta ruta N° 7 con la ruta N° 51 que va hacia la villa Mari Menuco, que demandará una inversión de 500 millones de pesos, financiada con fondos provenientes del acuerdo entre Nación-Provincia-YPF y por añadidura con la firma Chevron”.

Y sumó que se ejecutarán varias obras sobre la ruta provincial N° 7 “como serán –dijo- la instalación de siete semáforos entre el Parque Industrial Neuquén (PIN) y la ciudad de Centenario, por 6 millones de pesos de inversión; la construcción de una rotonda que se ubicará en el lugar en donde estaban los antiguos puestos de peaje con un monto de inversión de 3 millones de pesos; y se destinarán 15 millones de pesos para toda esta ruta, una arteria que para el Estado y para la sociedad es fundamental mantenerla segura y confiable”.

Riego para más de 700 hectáreas

Durante las celebraciones por el Día de la Independencia, el gobernador de la provincia inauguró la obra de agua para riego que beneficia –desde hoy- a las más de 600 familias establecidas en el sector.

Durante el acto, se firmó el convenio para que el Ente Provincial de Agua y Saneamiento (EPAS) inicie los trabajos. El acuerdo lo firmaron el presidente de la Asociación de Fomento Rural (AFR) Colonia Nueva Esperanza, Rubén Roberto Alegría; el subsecretario de Servicios Públicos, Alejandro Nicola y lo refrendó el gobernador Jorge Sapag. Luego se dirigieron a la canilla hasta donde llega el agua para dejar oficialmente habilitado este nuevo sistema para riego.

La obra para riego, que demandó una inversión superior a los dos millones de pesos, fue solicitada por los vecinos a través de varias gestiones realizadas dos años atrás, y comprometida por el gobernador Sapag hace un año.

Consiste en la provisión de energía eléctrica al sitio de bombeo; la obra civil y mecánica de la sala de máquinas; la conducción de acero desde la bocatoma hasta sala de máquinas y la conducción de PVC enterrada desde la sala de máquinas hasta su inyección en la actual red del barrio Colonia Nueva Esperanza.

La estación de bombeo se emplazará aguas abajo del terraplén que contiene el embalse de agua del reservorio de excedentes en tanto que la ubicación de la captación, que alimentará la cámara de carga, está prevista sobre la pared norte del vertedero.

En Nueva Esperanza las 600 familias se distribuyen 32 lotes que conforman un área de 708 hectáreas de producción agropecuaria y ganadera. Las actividades requieren de un sistema para riego adecuado a las necesidades del lugar. Hasta la fecha, los vecinos se abastecen por una cañería emplazada en la calle Conquistadores del Desierto, que a su vez es alimentada por la captación de la empresa Pluspetrol.

Durante la ejecución de la obra, técnicos del Ente Provincial de Agua y Saneamiento, EPAS, dictaron talleres de concientización sobre el uso racional del agua a fin de economizar el recurso.