Se trata de la sede que la asociación de la tercera edad posee en el barrio Melipal de Neuquén Capital. Las nuevas instalaciones, de 55 metros cuadrados, fueron construidas por el IPVU y demandaron una inversión de 230 mil pesos.

El gobernador Jorge Sapag, acompañado por la vicegobernadora Ana Pechen, presidió ayer el acto de inauguración de la obra de ampliación de sede de la asociación de la tercera edad AYUM, ubicada en las calles Hualcupén y Alicurá del barrio Melipal en Neuquén capital.

Las nuevas instalaciones, de 55 metros cuadrados, fueron construidas por el Instituto Provincial de Vivienda y Urbanismo (IPVU) y demandaron una inversión de 230 mil pesos.

En la ocasión, el gobernador retribuyó la invitación y las palabras de agradecimiento hacia su persona y los funcionarios involucrados en la obra. “Es de bien nacido ser agradecido”, indicó y manifestó la importancia de reconocer “el trabajo de los funcionarios cuando las cosas salen bien”.

Posteriormente se refirió a la diversidad de demandas de la población y se comprometió a continuar trabajando. “La sábana es corta –dijo- y les aseguro que uno trata de que nos abrigue a todos”.

Finalmente, el mandatario propuso a los vecinos presentar un proyecto “razonable, simple y sencillo” para comenzar a planificar la construcción de un salón comunitario en el barrio.

A su turno, Pechen resaltó la importancia del trabajo conjunto entre Nación, Provincia y municipio, y llamó a la colaboración mutua.

Por su parte, la presidenta de la institución, Modesta Tapia, agradeció la presencia del gobernador y de la vicegobernadora y destacó el acompañamiento recibido por parte de diferentes miembros del gabinete provincial al momento de planificar “una obra tan importante cuyo objetivo era recuperar un espacio para los abuelos”.

Antes de dar por finalizado el acto, el gobernador entregó a la institución un televisor de 32 pulgadas.

Participaron del acto el ministro de Desarrollo Social, Alfredo Rodríguez, y el vicepresidente del IPVU, Marcelo Sampablo.

AYUM

A través de sus actividades, la asociación incluye cerca de 80 abuelos de diversos sectores del barrio que durante la semana pueden realizar yoga, calado en madera, gimnasia, manualidades, folklore, tango, o asistir al grupo de abuelas tejedoras.

Asimismo, brinda asistencia psicológica, servicio de enfermería, de masoterapia y pedicuría.