Desde Caviahue, el gobernador Jorge Sapag llevó tranquilidad a la población por la mayor actividad sísmica registrada en el volcán Copahue. El mandatario señaló que no se prevé ninguna evacuación y que se mantiene normalmente la actividad turística y de los habitantes de la localidad.

En declaraciones a medios periodísticos nacionales, el gobernador Jorge Sapag llevó tranquilidad a la población ante la actividad sísmica registrada en el volcán Copahue. El mandatario señaló que desde el sábado al domingo dicha actividad descendió notablemente, por lo que “se mantiene normalmente la actividad turística y de los habitantes de la zona”. Además, informó que ha recibido llamados telefónicos del gobierno nacional, a través de los ministros Julio De Vido y Florencio Randazzo.

“Yo llevo mucha tranquilidad a la población, que es una tranquilidad dinámica. Hay que estar atentos y hay que tener una buena coordinación operativa”, señaló Sapag y expresó que “se mantienen abiertos los hoteles y las hosterías, por supuesto que ha disminuido la afluencia de turistas por esta situación, a raíz de las fotos que han visto en los diarios, pero yo digo que no hay que tener miedo, yo estoy aquí, y voy a pasar la navidad aquí en Caviahue”.

Agregó que “estamos muy tranquilos porque conocemos al volcán, que es una montaña amiga, cercana, pero por supuesto que estamos atentos, y si hay que proceder a una evacuación vamos a tener los tiempos necesarios para hacerlo, tanto el turista como nosotros, que estamos a cargo de nuestras responsabilidades de gobierno, está Gendarmería, el Ejército y demás organismos”.

Remarcó que “estamos aquí esperando, atentos, pero queremos ser categóricos y dejar claro que no hay evacuación, estamos sí haciendo coordinación operativa por cualquier eventualidad. Esto significa tener albergues disponibles, vehículos para transportar a la gente por cualquier eventualidad, mascarillas, agua, y combustible disponibles. Pero repito: esto es una eventualidad que puede o no ocurrir”.

Por otro lado, manifestó que el domingo la actividad sísmica fue muy tranquila y que la ceniza y el vapor ya no tienen una densidad que pueda preocupar. Explicó que el sábado “el volcán comenzó a emitir cenizas y vapor provocando una columna de humo de 1.500 metros y una pluma de 10 a 12 kilómetros, y que por la noche se registraron tremores y una mayor actividad sísmica, lo que llevó a que, en la madrugada de este domingo, las autoridades chilenas debieran elevar el alerta a rojo sin evacuación y nosotros también elevamos una alerta similar, que es la alerta naranja, sin evacuación”.

Sapag dijo que “hoy la columna de vapor ya decreció y tiene de 300 a 400 metros, con un pluma con menos cantidad de kilómetros, mientras que la ceniza y el vapor no tienen una densidad que pueda preocupar a las poblaciones donde se direcciona el viento, ya sea Loncopué, Cutral Co, Plaza Huincul, y otras localidades”

Con respecto a los índices de actividad sísmica registrados en el volcán, el gobernador expresó que “nosotros tenemos sismógrafos del lado argentino, monitoreados por el departamento de técnicos y geólogos de San Juan con nuestros propios geólogos, mientras que Chile tiene sus propios sismógrafos y geólogos, y coincidimos en el diagnóstico de hoy a la madrugada en el que el volcán había presentado mayor actividad sísmica”. “Se vio por la noche en la boca del cráter masa magmática, que es la lava que era incandescente y se veía perfectamente la luminosidad, y eso nos hizo subir un escalón el alerta pero sin evacuación, porque si se llega a producir un paso de alerta roja con evacuación en ambos países, tenemos el espacio de tiempo suficiente para la misma”, explicó.

“No es que la lava te corre por las calles, estamos hablando de 300 personas en las termas de Copahue, y 400 en Caviahue y unas 200 personas de comunidades mapuche que están en zonas de veranada, estamos hablando de alrededor de 900 a 1.000 personas que se encuentran en la zona” señaló.

Finalmente, con respecto a la escalas de alertas de ambos países, explicó que en Chile tienen alerta rojo con evacuación y sin evacuación, mientras que Argentina tiene alerta naranja que es sin evacuación y en caso de que se pase a alerta rojo ya es con evacuación. “Es una diferencia, pero que en la escala es lo mismo, por eso hemos tomado las mismas decisiones, tenemos el mismo diagnóstico y las mismas medidas operativas”, enfatizó.