El gobernador participó del acto de la segunda etapa que completa 150 unidades nuevas para la flota vehicular de la policía. Además se rindió homenaje a las autoridades salientes por el acompañamiento y apoyo a la institución.

El gobernador Jorge Sapag participó este mediodía del acto de entrega de 61 vehículos para la policía provincial. Se trata de la segunda tanda de unidades que completa un total de 150 móviles para el desempeño de tareas vinculadas a la seguridad ciudadana.

La ceremonia se desarrolló en la Jefatura de Policía de la calle Ricchieri 775 de la ciudad de Neuquén El mandatario estuvo acompañado por la vicegobernadora Ana Pechen y el gobernador electo, Omar Gutiérrez. A su vez, durante la ceremonia se destacó el acompañamiento de las autoridades salientes en las tareas cotidianas de la policía provincial.

Sapag destacó las tareas de los agentes “que conforman una institución policial que es motivo de orgullo y admiración”. Subrayó que “el de la policía es un desafío constante, un trabajo de los más nobles pero también de los más comprometidos y que exigen responsabilidad en el contrato social”.

La sociedad “entrega el monopolio de la fuerza pública a la institución policial”, indicó Sapag y manifestó que “allí radica la esencia de la vida en democracia y en sociedad”. Agregó que la institución “no duda en excluir de las fuerzas a aquellos que no hacen honor al cargo”, en alusión a la depuración del organismo.

“En estos ocho años de trabajo nuestro objetivo fue construir paz social y en ese sentido es fundamental el funcionamiento de la institución policial con un claro conocimiento de sus funciones”, especificó y agregó que “en cada acto de arrojo está en juego la vida de cada agente”.

A lo largo de la gestión “se trabajó en coordinación con el Poder Judicial para hacer posible el imperio de la ley”, manifestó y añadió que “se recurrió a la mediación para encausar al diálogo y la mediación pacífica de los conflictos para no llegar al uso de la fuerza pública”.

Los problemas “se acrecientan porque la delincuencia genera mayores y complejos mecanismos de acciones delictivas”, comentó y dijo que frente a este panorama se requiere más tecnología, equipamiento, capacitación y recurso humano “dispuesto a perder la propia vida”.

En materia de equipamiento, el gobernador informó que se dispusieron 250 videocámaras en toda la provincia, más equipos para bomberos y 150 ambulancias para Salud.

Las autoridades policiales entregaron durante la ceremonia varios presentes a los funcionarios que dejan sus cargos desde mañana jueves. De esta forma, el ministro de Coordinación de Gabinete, Gabriel Gastaminza, recibió una banderola de honor, la vicegobernadora una obra de arte y Sapag recibió del jefe de Policía Liria un sable de honor.

En la ocasión, la fuerza policial recibió del Ejecutivo 61 nuevos vehículos que forman parte de un total de 150 adquiridos por la institución sólo durante 2015. En esta oportunidad se entregaron 30 automóviles, 30 camionetas y un utilitario.

Estuvieron presentes la diputada nacional Alicia Comelli; el ministro de Coordinación de Gabinete, Seguridad y Trabajo, Gabriel Gastaminza; el secretario de Gestión Pública, Rodolfo Laffitte; el jefe y subjefe de la Policía, Adolfo Raúl Liria y Dalmiro Zavalla, respectivamente; el titular de Emprendimientos Hidroeléctricos de Neuquén (Emhidro), Elías Sapag; la secretaria de Coordinación del Interior, Alma Sapag; el secretario de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Ricardo Esquivel; y el subsecretario de Seguridad, Gustavo Pereyra.