El mandatario aseguró que “se salvaron de ser quemadas miles y miles de hectáreas; el mal podría haber sido diez veces mayor”.

El gobernador Jorge Sapag destacó este mediodía el trabajo que realizaron todos los brigadistas en el combate contra las llamas en el departamento Aluminé.

“Siempre la noticia es de lo que sucedió. Yo sufro por lo que se perdió, pero también puedo decir que me siento feliz y orgulloso del trabajo de los brigadistas, del trabajo de los pilotos, de los maquinistas, de toda la gente que dio su apoyo, de los docentes que prestaron sus escuelas; orgulloso de todos porque si bien se quemaron en total 3.300 hectáreas, el mal podría haber sido diez veces mayor”, expresó el mandatario.

Sapag manifestó que “no se puso límites a los recursos económicos, tanto en lo que hace en el aspecto de suministros como alimentos, mercaderías, víveres, motosierras, motobombas, mangueras, equipos de combate, vestimenta y combustible”.

El gobernador destacó el trabajo de las comunidades mapuche Aigo, Salazar, Catalán y Puel frente a los incendios: “Me saco el sombrero porque sin su trabajo el fuego se hubiera disparado”.

En relación con la pérdida de parte del bosque nativo, Sapag dijo que es “irreparable, araucarias de cientos y cientos de años; pero gracias a Dios no tuvimos que lamentar ni pérdidas humanas ni pérdidas de animales ni tampoco se tuvo que hacer ningún éxodo de habitantes, ni de familias, que además colaboraron prontamente con la contención del fuego”.

En cuanto al origen de los incendios, aseguró que en los casos de Moquehue, Ñorquinco, Ruca Choroi y Paimún los fuegos fueron provocados por culpa de personas, en algunos casos dolosas, en otras totalmente negligentes y en otras se está investigando porque se presume que fue intencionalidad de ocultar algunos hechos, como el caso Moquehue y el caso Pilhué.-Ñorquinco.

Sapag hizo una mención especial al trabajo del helicóptero provincial: “Hizo 1.500 viajes, estamos hablando al equivalente de 1,5 millones de litros de agua. El trabajo del helicóptero supera con creces al trabajo de los cuatro aviones que habrán arrojado 500 mil litros de agua, porque es muy difícil para el avión operar sobre el fuego cuando es una zona montañosa o cuando hay viento y también posibilitó el traslado de brigadistas”.

El mandatario informó que en la zona de Ruca Choroi los animales que dejaron de tener sus campos de invernada relevados hasta ayer eran alrededor de 400 vacunos, unos 1.200 lanares y unos 300 cabríos, más otros 50 yeguarizos. “Se asiste con pasto de manera de atender esta situación de los crianceros hasta que se pueda encontrar un campo donde se pueda ubicarlos”, dijo Sapag.

Los incendios en el departamento Aluminé se encuentran controlados y el lunes se reiniciarán las clases en las escuelas que se utilizaron como bases para la emergencia. Podrán volver a sus actividades normales las escuelas Nº 58 de Ruca Choroi, 145 de Carri Lil y 72 de Lonco Mula-Ñorquinco.

Por último, hizo “un especial reconocimiento” a las directoras de las escuelas porque “prestaron las instalaciones para montar todo el operativo logístico y de apoyo a los brigadistas”.