Al dejar inaugurado un puesto de control ambiental en Loma Campana, el gobernador afirmó que “ambos tenemos un destino de grandeza y no de pobreza, de desarrollo no de subdesarrollo, de progreso no de fracasos”.

El gobernador Jorge Sapag inauguró hoy el puesto de control ambiental permanente en el yacimiento Loma Campana, dentro de la formación geológica Vaca Muerta. Allí sostuvo que los neuquinos y argentinos “necesitamos tener éxito y para ello debemos estar hermanados” porque ambos “tenemos un destino de grandeza y no de pobreza, de desarrollo no de subdesarrollo, de progreso no de fracasos”.

Ratificó que “la primera misión que le asigna la Constitución a un gobernador es ser administrador de los recursos provinciales; por eso no me resigno y jamás lo haré, a administrar pobreza. La pobreza no es destino ni para los neuquinos ni para los argentinos”.

Luego convocó a “ser muy creativos para ir generando perspectivas de desarrollo” puesto que “aquí hay una Provincia que está trabajando junto con Nación y con los municipios para generar progreso; al tiempo que hay un Gobierno que hace honor a todas las empresas que están radicadas en territorio neuquino, para una YPF recuperada pero también para todas aquellas que estén en otros lugares del mundo y que quieran venir a suelo neuquino y argentino, con buena fe, con recursos, capitales y tecnología”.

Indicó que Neuquén necesita “muchas empresas de todo el mundo que vengan a radicarse a la provincia, que privilegien también la formación de recursos humanos, la contratación de empresas de la región y el cuidado del medio ambiente”. En este sentido, confirmó que fue enviado a la Legislatura un proyecto de ley denominado de Valor Compartido, que significa –dijo- “que todos los actores debemos compartir objetivos y valores, esto es, gobiernos, empresas públicas y firmas privadas, todos hermanados bajo un gran objetivo que es la calidad de vida y el desarrollo de nuestra regiones”.

En otro tramo de su discurso, Sapag sostuvo que “esta iniciativa que hoy inauguramos no es más que una responsabilidad del Estado, que debe cumplir con las leyes medioambientales y las normativas que hacen a la fiscalización, control y supervisión; a concretar auditorías permanentes para aprender y enseñar porque acá nadie es dueño de la verdad, mucho menos si hablamos de hidrocarburos no convencionales”.

“La economía neuquina no declina ni se desestabiliza”

Sapag sostuvo que “si bien Neuquén está haciendo punta en el mundo con el gas y de petróleo no convencional, es muy bueno que lo hagamos con calidad, prestigio y cuidando nuestros recursos como la tierra, el agua y el aire, pero sin olvidar que lo más importante son las personas, los seres humanos para los cuales tenemos que trabajar. No sólo para esta generación sino para las próximas, para dejarles un mundo mejor al que nosotros hemos encontrado”.

El mandatario provincial sumó que los recursos no convencionales “no sólo nos reportarán recursos extraordinarios a nosotros sino también al resto de la República” porque “con un solo clúster, el de Loma Campana, en meses se estabilizó la economía de la provincia de manera que, a pesar de los embates de la economía nacional, no declina ni se desestabiliza”.

Ponderó una vez más “la importancia de haber aprobado por ley el convenio entre el gobierno de la Provincia y la empresa YPF, que a su vez aprobó el convenio de YPF con Chevron” y subrayó que “si no destacamos este acontecimiento perdemos de vista los objetivos; si no hubiésemos firmado ese acuerdo hoy estaríamos pensando en cómo pagar los sueldos porque las regalías seguirían cayendo”.

Manifestó que “los próximos gobiernos tendrán muchas más satisfacciones en la Tesorería provincial de las que nosotros tuvimos, porque la verdad, es que no hemos tenido más que insatisfacciones y disgustos, porque terminar el año con presupuestos deficitarios y tener que endeudarse para poder atender las obligaciones del Estado o refinanciar las deudas, les puedo asegurar que –como gobernador- no es nada agradable”.

Detalles de la obra inaugurada

Los inspectores asignados al puesto de control ambiental vivirán en dos tráileres, que están instalados desde hace un par de meses, y tendrán siete camionetas para recorrer el campo.

Los tráileres, tipo oficina, tienen 12 metros de largo por tres de ancho y exterior de acero inoxidable. Permitirán que las 24 horas se cuente con la fiscalización de cuatro inspectores y un supervisor.

En total hay 10 técnicos contratados. Controlarán los equipos y pozos en perforación, reparación y las fracturas hidráulicas en formaciones convencionales y no convencionales. Se prevé que cada inspector supervise durante cada jornada 6 o 7 equipos.