Se prevé que antes que finalice el año esté terminada. El nuevo edificio demandó una inversión de 37 millones de pesos. El establecimiento tiene una matrícula estimada de 800 alumnos en distintos niveles y planes de estudios. 

El nuevo edificio de la Escuela de Música de San Martín de los Andes es casi una realidad y, con un avance de obra de casi un 70 por ciento, antes que finalice el año estará terminado. Los trabajos demandaron una inversión de 37 millones de pesos.

El establecimiento cuenta en la actualidad con una matrícula de 800 alumnos en distintos niveles y planes de estudios. Una vez concluida y en marcha, la obra posibilitará incluir a toda la matrícula en un mismo edificio, la que hasta el momento funcionaba en distintas sedes, incluyendo escuelas, casas de alquiler y comisiones vecinales.

El edificio tiene una superficie cubierta de 1.445 metros cuadrados entre planta alta y baja, sobre un terreno total de 6.753 metros cuadrados ubicados en el norte de la ciudad. En la planta baja la superficie cubierta será de 865 metros cuadrados, mientras que 580 metros cuadrados se construirán en planta alta.

El establecimiento cuenta en la actualidad con una matrícula de 800 alumnos en distintos niveles y planes de estudios.

La planta baja el edificio se estructurará en dos alas: una albergará a los sectores administrativos y de servicios como cocina y baños; mientras que la otra se destinará a las aulas de mayor superficie. En la planta alta y valiéndose de la gran pendiente de los techos, se ubicarán las aulas de menores dimensiones sobre los sectores administrativos y de aulas de planta baja. Además, habrá un núcleo sanitario de menor capacidad, en vista de que el caudal del alumnado en ese sector será menor.

Sobre el margen sur del terreno habrá un acceso peatonal, se ubicará el ingreso al edificio y una entrada vehicular para los sectores de estacionamiento linderos a la biblioteca actual. El edificio estará conformado por el área Pedagógica, con diez aulas instrumentales y teóricas de diferentes superficies; diez espacios para talleres de música y una biblioteca; el área de Gestión y Administración, con espacios para la dirección, secretaría, archivo, sala de docentes y de preceptores; el área de Servicios, con sanitarios para varones y mujeres en planta alta y baja, sanitarios para docentes y discapacitados, una sala de máquinas en la planta alta y depósitos de limpieza; el área de Tanques, en la que se dispondrá de una sala de bombas; y el área Eventual, con una cocina depósito.

Entre las características destacadas de la obra, el subsecretario de Obras Públicas, Ricardo Esteves, mencionó “la adecuación de la misma al Código Urbano del ejido de San Martín de los Andes” y aseguró que “tendrá características distintas a las que suelen observarse en las obras educativas emprendidas desde la cartera”, puesto que “se trabajó junto a la comunidad educativa del establecimiento y se trata de un proyecto especial, con aulas más pequeñas y aislación acústica importante”.

Originalmente el proyecto surgió como Anexo de la Escuela Superior de Música de Neuquén, pero su crecimiento motivó que, a partir del año 2000, se conformara como institución educativa independiente. La disposición del edificio en toda esa amplia superficie será en forma de L para posibilitar la futura construcción del auditorio, el Centro de Formación Profesional Nº 19 y el Centro de Iniciación Artística Nº 5, que será un espacio interno de reunión a modo de claustro.

Una vez concluida y en marcha, la obra posibilitará incluir a toda la matrícula en un mismo edificio, la que hasta el momento funcionaba en distintas sedes, incluyendo escuelas, casas de alquiler y comisiones vecinales.