Ayer se realizó la Jornada Intersectorial de cierre 2015, Sexualidades, Adolescencias y Derechos. Participaron unas cien personas pertenecientes a las áreas de Salud y Educación.

El ministerio de Salud informó que ayer se realizó la Jornada Intersectorial de cierre 2015, Sexualidades, Adolescencias y Derechos. Alrededor de cien personas de Salud y Educación participaron de la actividad que se desarrolló de 8,30 a 16 en el Auditorio Don Felipe Sapag del hospital Bouquet Roldán. La actividad se desarrolló en el día en que el programa de Salud Integral del Adolescente cumplió cuatro años desde su creación.

Durante la apertura, la referente para la Patagonia del programa de Educación Sexual Integral del ministerio de Educación de la Nación, Marina Montes, felicitó a los asistentes y expresó: “Es un orgullo estar acá, esta articulación no se da en todo el país y esto es un esfuerzo sostenido desde Educación y Salud. Quiero felicitarlos y decirles que en este aspecto son un ejemplo de provincia”.

La actividad fue organizada por los programas del ministerio de Salud de la provincia de Salud Sexual y Reproductiva y Salud Integral del Adolescente, junto con el Equipo Provincial de Educación Sexual Integral (ESI) del Centro de Apoyo Pedagógico y de Investigación (Ceapi) del Consejo Provincial de Educación (CPE).

Desde la organización destacaron que se llega a esta instancia después de mucho trabajo y de muchos años intentando que, tanto Salud como Educación, puedan hacer trabajos que permitan a los jóvenes y adolescentes ejercer sus derechos.

Desde hace varios años, el programa de Salud Integral del Adolescente inició un proceso de construcción colectiva desde la articulación y la participación con otros organismos. Los encuentros intersectoriales son espacios de reconocimiento, debate y fortalecimiento de redes y equipos.

En esta oportunidad, y tras la apertura de la jornada, los organizadores presentaron los informes de gestión correspondientes a cada uno de los programas; luego, el Taller Didáctico del CPE realizó la presentación del juego La familia.

Más tarde se realizaron actividades grupales a partir del juego Las partes del cuerpo y otras actividades lúdicas propuestas por el Programa Nacional de Salud Sexual y Procreación Responsable. En todos los casos se reflexionó sobre cada juego y su aplicabilidad.

Para finalizar, se realizaron exposiciones grupales, las conclusiones a cargo de los programas y las proyección para 2016.

Participaron de la jornada la coordinadora nacional del programa Educación Sexual Integral, Mirta Marina y la referente para la Patagonia, Marina Montes; la directora general del Ceapi, María Marta Villará, y Graciela Soberón del equipo de ESI; mientras que desde la cartera sanitaria provincial, estuvo presente José Luis Mulatero, del programa provincial de Salud Integral del Adolescente y Cecilia Maisler del programa de Salud Sexual y Reproductiva; entre otros referentes de los distintos organismos mencionados.

El encuentro convocó a docentes de escuelas de nivel medio y personal de centros de salud y hospitales que realizan actividades con adolescentes.

Un día especial

El programa provincial de Salud Integral del Adolescente -que cumplió cuatro años- fue aprobado el 16 de noviembre de 2011 por la disposición Nº 2447. Desde sus orígenes agrupó a los integrantes de los equipos de salud que brindaban asistencia a adolescentes y jóvenes en la provincia.

El referente del programa, José Luis Mulatero, dijo que “el programa se construyó con activa participación de los jóvenes” y destacó que “fue un trabajo de ingeniería entre los adolescentes y jóvenes, el equipo de salud, las sociedades científicas, organizaciones de la sociedad civil y universidades”.

Mulatero también recordó que las primeras acciones derivaron de “sondeos realizados en instituciones educativas y de otro tipo, en la que participaban jóvenes, y a partir de ahí, se comenzó a trabajar en aspectos asociados a la calidad de la atención como el abordaje interdisciplinario e intersectorial y los ambientes amigables de fácil accesibilidad, que garanticen dos aspectos claves: la confidencialidad y la autonomía”.