La aplicación de dosis obligatorias a niños en edad escolar es una responsabilidad social que evita la reintroducción de enfermedades erradicadas hace muchos años.

Desde el programa de Inmunizaciones y Vigilancia de las Enfermedades Inmunoprevenibles, dependiente del ministerio de Salud y Desarrollo Social, resaltaron la importancia de aplicar las dosis obligatorias por calendario a niños en edad escolar. La referente del sector, Araceli Gitlein explicó que la vacunación evita la reintroducción de enfermedades ya erradicadas hace muchos años.

Indicó que la vacuna es un método seguro y eficaz, pero además es una responsabilidad social. “Argentina tiene amplios ejemplos de los beneficios que ha generado en la población”, dijo y recordó que “desde el año 2000 no tenemos sarampión autóctono en nuestro país y desde 2007 no se realiza ningún trasplante hepático por el virus de la Hepatitis A”. Asimismo, “se ha disminuido en un 82 por ciento la mortalidad en niños menores de 12 meses gracias a la vacunación de las embarazadas contra el coqueluche”, señaló.

Destacó que “el Estado otorga el insumo gratuito, cuando hay países del primer mundo donde las vacunas no son obligatorias y se tienen que pagar”. Y por caso detalló los costos de algunas de las dosis, como por ejemplo, una de HPV sale 2.500 pesos y la de varicela, 1.900 pesos. “Nosotros las tenemos gratis, usémoslas”, remarcó.

Gitlein se refirió al índice de vacunación que se registra en las escuelas y manifestó: “Tendríamos que tener un número de cobertura del 98 por ciento, y en algunos casos estamos en el 88 o 90 por ciento”.

Recordó que la provincia desde hace más de 25 años lleva la campaña de vacunación a las escuelas, para aplicar las dosis correspondientes y obligatorias a los chicos de 5 y 11 años. “Ocurre que hay muchos papás que no autorizan la vacunación de sus hijos, aunque son vacunas de calendario y obligatorias por la Ley Nacional de Vacunación del año 1983. Esto hace que tengamos coberturas muy bajas en estos grupos de edades”, expresó.

Comentó que Neuquén cuenta desde 2013 con un sistema de registro de vacunación nacional y nominalizado (Nomivac) que permite que los datos sean más fehacientes y reales. “Ahora cada persona que se vacuna se carga con nombre y apellido. Antes teníamos un método que era menos confiable, con lo cual los números también eran menos confiables. Este registro, que hoy en día ya utiliza el 90 por ciento de los efectores de la provincia, mejoró muchísimo la fidelidad del dato”, sostuvo.

El sistema permite registrar cada aplicación de una vacuna que recibe un individuo, detallando la fecha, la dosis, el lote y el establecimiento, entre otros datos relevantes. Con esta mecánica, se apunta a mantener actualizadas y disponibles todas las aplicaciones recibidas por cada ciudadano.

En los vacunatorios de la provincia están disponibles todas las vacunas que contempla el calendario nacional para cada grupo según indicación: Hepatitis B, Doble Adulto (contra Difteria y Tétanos), Virus del Papiloma Humano (VPH), Meningococo, antigripal, entre otras.

En la página web del ministerio de Salud y Desarrollo Social se puede observar el calendario de vacunación para ver las dosis correspondientes para cada etapa de la vida: http://www.saludneuquen.gob.ar/calendario-de-vacunas-2017/