Salud reiteró medidas preventivas para evitar los efectos del calor

diciembre 29, 2011

El referente del sector de Epidemiología del hospital Castro Rendón, Adrián Cattaneo, consideró necesario recordar las medidas de prevención para prevenir golpes de calor y evitar cuadros de gastroenteritis ante la presencia de las altas temperaturas durante la época estival. El profesional diferenció lo que habitualmente se llama ‘golpe de calor’, de lo que es ‘insolación’.

Todos los años en época estival y ante la presencia de altas temperaturas, la subsecretaría de Salud considera necesario recordar las medidas de prevención y reformular las recomendaciones para prevenir golpes de calor y evitar cuadros de gastroenteritis.

Adrián Cattaneo, referente del sector de Epidemiología del hospital Castro Rendón, diferenció lo que habitualmente se llama ‘golpe de calor’, de lo que es ‘insolación’. Esta última es cuando hay sufrimiento de las personas por altas temperaturas, esto es, más de 25 o 30 grados de calor, según indicó el médico especialista.

Detalló que “ola de calor es cuando se producen tres o más días consecutivos con temperaturas que superan –en forma constante- los 30 grados. En estos casos, las personas pueden tener cefalea, pérdida del apetito o dolores corporales. Esto es concretamente lo que se llama ‘insolación’ o “agotamiento por calor”.

Por otro lado, “el golpe de calor” es cuando este proceso se agrava aún más y entonces la persona llega a la consulta médica con deshidratación y vómitos, ya que se pierde el control de la regulación de la temperatura a nivel del cerebro”, puesto que los humanos poseemos en éste “una suerte de regulador de la temperatura corporal que, y cuando se pierde esta propiedad el cuerpo comienza a experimentar temperaturas superiores a los 38 y 39 grados y llegando inclusive a los 40 grados”.

La persona afectada por un cuadro de golpe de calor, puede ser distinguida por tener la piel enrojecida, caliente y seca sin sudor. Además, puede experimentar mareos, náuseas, defectos en la visión, vértigo y desorientación.

El profesional advirtió que “esto produce deshidratación, sequedad de cuerpo y pérdida de conciencia que, si no es tratado a tiempo, puede llevar al shock y a la muerte de la persona”.

Cattaneo indicó que “hay personas que lo sufren más como los niños, los ancianos, las personas que sufren enfermedades de base como diabetes, insuficiencia renal, hipertiroidismo y obesidad entre otras afecciones, y que son justamente a los que recomendamos evitar exponerse a las altas temperaturas”.

“Ante los primeros síntomas se debe consultar inmediatamente al médico o dirigirse hacia un centro de salud, pero preventivamente la gente debe evitar el sol del mediodía, entre las 11 y las 17; y si no se puede evitar por razones laborales, usar sombreros o gorras que protejan la cabeza; tomar dos litros o más de agua por día; evitar las bebidas con cafeína como el café, té y las bebidas cola; y no consumir bebidas alcohólicas durante las horas de más calor, ya que éste favorece la eliminación de calor del cuerpo humano”.

Prevención en lactantes y niños pequeños

Adrián Cattaneo reforzó el concepto de “dar pecho a los bebés y niños menores de un año ante la presencia de tantos días de calor, en lo posible –dijo- darle leche de pecho con mayor asiduidad, hidratarlos con agua fresca sin agregados artificiales, no preparar alimentos calientes, no exponerlos al sol durante las 11 y 17, darles varios baños durante la jornada con agua fresca, ponerles ropa suelta, preferentemente de colores claros”.

Por otro lado, frente a cuadros de diarrea del lactante, se recomienda continuar dándole el pecho y consultar al médico cuanto antes. En mayores de 6 meses, ofrecerle agua aunque no parezca tener sed.

Ante la aparición de gastroenteritis, con más de tres deposiciones en un lapso de doce horas, el profesional recomendó para su prevención el consumo de agua potable y el buen y continuo lavado de manos antes de preparar los alimentos. También refrigerar la comida; comer preferentemente frutas y verduras bien lavadas. Finalmente expresó que se deben extremar los cuidados al consumir carnes, puesto que éstas deben estar bien cocidas.