Profesionales de la Salud del Hospital Horacio Heller y del Comité de Análisis de Muerte Materna e Infantil (Cammei) expusieron sobre la experiencia neuquina en maternidad segura y centrada en la familia.

Como parte del Día Mundial de la Seguridad de las y los Pacientes y bajo el lema “Actuar ahora por un parto seguro y respetuoso”, profesionales de la Salud del Hospital Horacio Heller y del Comité de Análisis de Muerte Materna e Infantil (Cammei) participaron del Ciclo Federal de Conversatorios Virtuales, organizado por Nación, para exponer sobre la experiencia neuquina en maternidad segura y centrada en la familia.

Tal como se sostiene en el eje estratégico Maternidad e Infancia del Plan provincial de Salud 2019-2023, los primeros años de vida son claves para el desarrollo pleno de capacidades individuales y promover maternidades seguras y centradas en la familia es generar estrategias organizacionales que garanticen los derechos de las personas gestantes, las familias y los niños y niñas al nacer.

En cuanto al ciclo virtual, el mismo comenzó el 15 de septiembre y finalizó hoy. Estuvo organizado por la dirección nacional de Calidad en Servicios de Salud y Regulación Sanitaria (Dncssyrs) y la dirección de Salud Perinatal y Niñez (Disapeni) de Nación.

En cada uno de los tres encuentros se abordaron experiencias concretas de implementación de políticas centradas en los cuidados de la persona gestante y la persona recién nacida, en los diferentes niveles de atención. Las exposiciones estuvieron a cargo de profesionales de la Salud y expertos en seguridad y calidad.

En representación de la provincia del Neuquén estuvo presente ayer Elizabeth Puentes, obstetra integrante del Servicio de Obstetricia del Hospital Horacio Heller, quien detalló el proceso de transformación que realizó el establecimiento provincial para ser una maternidad segura y centrada en la familia.

En este sentido, Puentes reflexionó sobre el camino transitado, las dificultades, los aciertos, las formaciones y la adaptación debido a la pandemia para brindar seguridad a la persona gestante y al recién nacido/a, y expresó: “Todo fue posible al espíritu colaborativo, actualización y capacitación constante”.

Asimismo, destacó: “Garantizar los derechos de las personas debe ser una regla, no una excepción, y eso se logra con la participación de todos los sectores dentro y fuera de la institución. Es un trabajo de hormiga, pero no es imposible. La incorporación de la perspectiva de derechos dentro de la transformación fue fundamental para conseguir que nuestra institución sea una maternidad segura”.

Dentro de las acciones y los cambios del Hospital Heller antes mencionados, especificó que se realizaron modificaciones en la infraestructura; se incorporaron residencias y especialidades; prácticas seguras y efectivas de promoción y mantenimiento de la lactancia materna; y se habilitó la sala de parto y un espacio con colchonetas, mensajes positivos y dibujos, pelotas y materiales para parir.

Por otra parte, cabe señalar que se mejoró el equipo de trabajo y eso, a su vez, mejoró la oferta ambulatoria destacando los controles pre y post embarazo, las consultas de anticoncepción, planificación familiar, los consultorios de consejería, demanda de PAP, acompañamiento perinatal y acompañamiento en la internación conjunta, consultorio de lactancia, sector de lactancia y de donación de leche humana para colaborar con el Banco de Leche Humana (BLH).

Por su parte, Ariela Bravo, enfermera con posgrado en gestión de la seguridad del paciente y mejora continua de la calidad en enfermería, integrante del Comité de Análisis de Muerte Materna e Infantil (Cammei) Neuquén, estuvo a cargo de la instancia de preguntas, comentarios y reflexiones finales.

Durante la jornada, Bravo expresó: “La población obstétrica es una población con alta expectativa. Y hay que tener en cuenta varias situaciones cuando una muerte materna se produce o cuando se produce la muerte del bebé, en la gestación, parto o posparto; ya que estos eventos irrumpen traumáticamente no sólo en las familias de las personas gestantes, sino en el equipo de trabajo. Por este motivo, se trabaja en la implementación de dispositivos para abordar estas situaciones”.

En relación con las acciones del programa provincial, la enfermera contó que están trabajando para poder categorizar a la muerte materna como un evento centinela y el proceso de análisis cuando se produce. Además, destacó la incorporación del análisis de la muerte fetal y la guía para abordar a personas en proceso de duelo gestacional, es decir, el derecho de las personas gestantes a decidir una atención humanizada y compasiva ante una situación difícil de perder un hijo o hija.