El año pasado el sistema público de salud facturó servicios de atención médica por un total de 61,97 millones de pesos. El 64 por ciento de ese monto corresponde a asistencia de afiliados del Instituto de Seguridad Social del Neuquén (ISSN) y del PAMI. En 2013 el ministerio de Salud facturó 61,97 millones de pesos por servicios de atención médica prestados en los centros asistenciales que componen el sistema público de salud a pacientes con cobertura social –sean de obras sociales y entidades similares, compañías de seguros, aseguradoras de riesgos de trabajo y otras entidades-. Ese monto representa un 41 por ciento más que en 2012, según un informe de la dirección de Recupero Financiero de la provincia dependiente de la cartera sanitaria.

Además, de acuerdo con el citado documento, más de seis de cada diez pesos –el 64 por ciento- del total facturado corresponden a atención de afiliados del Instituto de Seguridad Social del Neuquén (ISSN) y PAMI.

Si se toma el período de cinco años comprendido entre 2008 y 2013, la facturación total suma 216,55 millones de pesos.

Un desempeño similar se registró en los cobros, que aumentaron el 43 por ciento en 2013 respecto de 2012. El monto total percibido por este concepto el año pasado fue de 39,22 millones de pesos, contra 27,35 millones de pesos del año anterior.

Los ingresos de 2013 se componen de la siguiente forma: por cobro a obras sociales: 36.632.050,25 pesos; fiscalización sanitaria: 1.288.701,32 pesos; cobros de juntas médicas y prácticas de laboratorio central: 117.954,31 pesos y por ingresos varios –donaciones y multas-, 1.182.006 pesos.

El recupero financiero es un mecanismo establecido en la ley 1352 de Arancelamiento Hospitalario que implica la aplicación de un modelo de gestión técnico-administrativo-financiero. A partir de su vigencia, se realizan distintos procesos, que se originan en todos los centros asistenciales de la provincia con el fin de recuperar el costo de los servicios de atención médica brindados a pacientes con cobertura social.

Una vez realizada la prestación en alguno de los centros sanitarios del sistema público de salud, la factura se remite a la obra social o a la entidad a la que esté afiliado el paciente con una demora de entre 30 y 90 días. Luego hay un plazo de aproximadamente 90 días más hasta que se percibe el cobro.

De esta manera hay un período estimado en 180 días entre que la prestación se efectúa y el recupero efectivo, lo que explica la diferencia entre los montos facturados y los efectivamente cobrados. En la actualidad hay unos 84 millones de pesos en gestión de cobro.

De acuerdo con el informe, se transfirió un total de 4,97 millones de pesos al PNUD (Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo) para la compra de equipamientos e insumos varios, con lo cual se registraron ahorros en el pago de impuestos aplicados al tiempo que se agilizaron las compras los mismos a través de las normativas con la que se establece el funcionamiento del organismo.

Además, se realizaron inversiones compartidas entre efectores o con el nivel central que favorecieron el financiamiento de objetivos estratégicos. Asimismo, se firmaron acuerdos o convenios con diferentes asociaciones o sectores para dar respuesta conjunta a problemáticas comunes. Entre ellos figuran los suscriptos con El Arca para confección de ropa para hospitales; con el Instituto Provincial de Juegos de Azar para equipamiento de postas sanitarias y con la comunidad Painefilu para remodelación de un puesto sanitario.

El informe que elaboró la dirección de Recupero Financiero, dependiente de la subsecretaría de Salud, consigna que en 2013 se transfirieron 24,58 millones de pesos a los hospitales de la provincia, y se invirtió un monto de 6,3 millones de pesos para adquirir vehículos que se incorporaron a la flota de la cartera sanitaria.

En 2013 el presupuesto inicial destinado a invertir en contratos administrativos ascendía a diez millones de pesos, pero el ejecutado total fue de 4,2 millones de pesos. Esa cifra representa un 50 por ciento menos que 2012, debido fundamentalmente al nombramiento de recursos humanos. Esto permitió reestructurar las partidas presupuestarias y ejecutar otras, “como ya se destacó anteriormente para la adquisición de la flota vehicular”.

Según el informe, la propuesta de trabajo para este año tiene los siguientes ejes: actualización y modificación del nomenclador globalizado provincial; capacitación y concientización en los distintos efectores; concreción de convenios de prestaciones con obras sociales/aseguradoras; desarrollo e implementación de un nuevo sistema contable que permita agilizar las tareas y la gestión de la información; diagramar la metodología de trabajo con la fiscalía de Estado; implementar circuitos administrativos a fin de relacionar las tareas llevadas a cabo por el SIEN y coordinar lo inherente a la re-facturación de vuelos sanitarios; fortalecer la relación con la Superintendencia de Servicios de Salud a fin de facilitar las gestiones con las obras sociales; concreción de acuerdos de pagos con las obras sociales y aseguradoras.

Facturación anual

año total facturado
2008 $15.990.441,55
2009 $26.195.480,14
2010 $37.321.444,03
2011 $31.293.993,82
2012 $43.775.982,58
2013 $61.969.264,22
total

$216.546.606,34

Cobros totales percibidos por recupero de Obras Sociales–Aseguradoras–ART de Recupero Financiero por año

año total cobrado
2008 $11.801.586,92
2009 $10.282.618,96
2010 $21.719.389,44
2011 $18.166.474,25
2012 $27.350.576,29
2013 $39.220.711,88
total $128.541.357,74