Al cabo de tres jornadas de trabajo, el equipo consultor encargado de la tarea, entregó propuestas al intendente Sandro Badilla.

Con el objetivo de avanzar hacia una propuesta de ordenamiento territorial para Moquehue, el equipo consultor encargado mantuvo reuniones con el intendente comunal Sandro Badilla y su gabinete municipal. También se realizó un taller al que asistieron pobladores de la localidad.

Las actividades forman parte de la asistencia técnica dada por el Consejo Federal de Inversiones (CFI), requerida por las autoridades municipales y gestionadas desde la Secretaría de Planificación y Acción para el Desarrollo (COPADE).

Los encuentros se extendieron durante tres jornadas de trabajo. Los consultores presentaron los núcleos problemáticos, escenarios identificados y la definición de una propuesta estratégica para la localidad. Entre lo destacado se presentó: accesos a la localidad, regularización dominial, desarrollo económico, consolidación de la trama urbana, normativa urbana y desarrollo urbano y gestión municipal.

La intención fue validar estos resultados parciales de modo de adaptar lo que sea pertinente para el momento de finalizar el plan. También se presentaron los principales proyectos asociados a cada núcleo problemático, siendo el principal desafío todo lo que refiere a la urbanización de la localidad y la trama urbana, su regularización y el modelo de gestión más apto para llevar adelante este proceso.

Se acordó que durante la primera quincena de septiembre se hará una nueva visita a la localidad a fin de revisar con los vecinos los proyectos con mayor detalle y finalizar la propuesta del plan para ponerlo en marcha.

Acerca del Plan de Ordenamiento Territorial

Tiene como finalidad lograr que el Municipio regularice la situación de las tierras para poder encarar el desarrollo integral de su territorio con visión de futuro, enfocado en el uso racional de los recursos naturales y en equilibrio con las actividades productivas; con foco en el análisis, desarrollo y gestión de los procesos de planificación necesarios.

Los principales beneficiarios serán los referentes municipales, quienes contarán con un instrumento de planificación actualizado para la toma de decisiones. Sumado a esto, toda la comunidad asentada en el ejido será beneficiada porque el plan perseguirá construir un territorio más equitativo y donde el gasto público y las inversiones sean más eficientes con respuesta a las demandas de la comunidad, lo que se traduciría en una mejora de la calidad de vida.

En pos de esta tarea se pretende alcanzar diversos objetivos específicos, entre los cuales cabe mencionar la elaboración de las ordenanzas necesarias para garantizar la aplicación y cumplimiento del plan; la definición de los criterios y zonas de expansión urbana, según patrones de usos del suelo que consideren las particularidades del paisaje local; el planificar la regularización de las áreas actualmente urbanizadas de modo irregular; definir el equipamiento y la infraestructura básica necesaria de servicios para la población actual y la futura y, por último, confeccionar el documento comunicacional del plan.