El objetivo es realizar un análisis de las Mesas de Desarrollo Rural y conocer la experiencia de la provincia del Neuquén, cuya puesta en marcha fue motivada por caída de ceniza en 2011, con la erupción del complejo volcánico Cordón Caulle-Puyehue.

A fin de realizar un análisis de las Mesas de Desarrollo Rural y conocer la experiencia de la provincia del Neuquén, el ministro de Producción y Turismo, José Brillo recibió esta mañana a la representante canadiense del Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA), Anna Manikowska Di Giovanni, quien mantendrá reuniones con intendentes, funcionarios, e integrantes de comunidades mapuche y organizaciones de productores de distintos puntos de la provincia.

Desde la subsecretaría de Producción a cargo de Dora Cortés, quien también participó de la actividad, señalaron que la jornada continuará hoy con el recorrido a la comunidad Puel, donde se mantendrá una reunión con la inal lonco Rosalia Puel. Más tarde, Manikowska se encontrará con el lonco de la comunidad Catalán, Ramón Quidulef.

Asimismo, mañana se llevará a cabo un encuentro con el intendente de Aluminé, Gabriel Álamo, y posteriormente se hará un recorrido a Junín de los Andes y Zapala, para realizar entrevistas con productores de la Mesa Lácar y el CLER Huiliches.

En tanto, el miércoles antes de dirigirse a Picún Leufú para encontrarse con el intendente Carlos Castelblanco, técnicos del INTA y del CLER Picún Leufú, se llevará a cabo una reunión con el director provincial de Emprendimientos Productivos, Hernán Ingelmo, en la ciudad de Neuquén.

Mesas de Desarrollo Rural

La erupción del complejo volcánico Cordón Caulle-Puyehue, ocurrida el 4 de junio de 2011, afectó a 11 de los 16 departamentos de la provincia, lo que sumado a la sequía en la zona Centro-Este por la falta persistente de lluvias en cinco años, creó una situación de crisis en las economías locales y obligó a implementar medidas de emergencia para proteger a los productores, provocando un cambio innovador.

En este contexto, y con el respaldo de un marco legal adecuado, se propició la creación de los Comité Locales de Emergencia Rural (CLER), espacio de encuentro de los extensionistas de las instituciones nacionales, provinciales y municipales con organizaciones de productores y comunidades.

La ejecución de los recursos desde la primera etapa de la emergencia, se realizó a través de los CLER, ámbito en el que se definieron prioridades, destinatarios y montos. Tuvieron la responsabilidad en las compras, la administración de los recursos y la rendición de los mismos, lo que permitió un mayor control social local y mayor agilidad en la asistencia inicial.

Los CLER tuvieron un rol protagónico en el abordaje de las problemáticas identificadas y en la generación de soluciones desde el territorio, en base a proyectos prediales, comunitarios e integrales con foco en disponibilidad y gestión de agua, producción de forrajes, engordes comunitarios, diversificación de actividades y comercialización conjunta, entre los más relevantes.
Además han propiciado la generación de proyectos de mediano y largo plazo, consensuados y participativos, para encontrar las soluciones que mejor se adecúan a cada territorio y población y que consideran el análisis y la implementación de acciones de recomposición, reconversión o dinamización de la actividad.

Consolidación

Estos ámbitos se originaron como una estrategia puntual para atender la emergencia coyuntural, pero rápidamente se convirtieron en una plataforma permanente de recomposición productiva y social para la resolución de problemas estructurales sobre una base articulada, participativa y transparente.

Constituyen una innovación organizativa radical dentro de la política de desarrollo rural provincial y continúan funcionando en la actualidad, habiendo logrado el fortalecimiento de las organizaciones y comunidades al participar en forma directa en la mesa ejecutiva, siendo su objetivo prioritario el trabajo interinstitucional buscando resolver problemas del área rural.

Otros espacios

Los CLER surgidos en ese contexto de emergencia fueron Los Lagos, Lácar, Huiliches, Picún Leufú, Collón Cura, Zona Centro y Añelo-Pehuenches.

En base a esta experiencia posteriormente se sumó el Comité Local de Desarrollo Rural de Aluminé (Codra). Otros ejemplos de conformación más reciente de espacios participativos son la Micro Región del Norte Neuquino y el Cluster Caprino de la Zona Centro.

Existen ocho CLER o Mesas de Desarrollo Rural, con distintos niveles de funcionamiento en la actualidad, que en total agrupan a 150 organizaciones y 2.800 familias en distintos puntos de la provincia y a técnicos de organismos locales, provinciales y nacionales.

Hay que destacar también que la experiencia de Neuquén se ha presentado en distintos eventos académicos e institucionales que se llevaron a cabo en Buenos Aires, Uruguay e Italia, entre otros lugares. Además, un trabajo presentado sobre este tema recibió un reconocimiento a la Innovación en Políticas Públicas que impulsó el Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (Cippec).

Además la referente mantendrá reuniones con intendentes, funcionarios, e integrantes de comunidades mapuche y organizaciones de productores de distintos puntos de la provincia.