Así lo informó el titular de ADUS-IPVU, Rodolfo Kaiser. Ayer recorrió los lugares donde se produjeron los mayores daños a causa del temporal en Neuquén capital, que fueron los asentamientos 2 de Mayo, 7 de Mayo y Almafuerte I y II.

El titular del Instituto Provincial de Vivienda y Urbanismo (IPVU), Rodolfo Kaiser, recorrió ayer las zonas que fueron más afectadas por el temporal del 7 y 8 de abril en los asentamientos 2 de Mayo, 7 de Mayo, Almafuerte I y II, y adelantó que las familias cuyas casas fueron destruidas serán reubicadas en terrenos de Cuenca XVI. Lo mismo ocurrirá con los del barrio Nueva España de Centenario, que serán relocalizados en lotes de esa municipalidad.

“El cañadón del agua corrió con fuerza, descalzó un puente y tiró una columna de alta tensión que rápidamente pudimos arreglar para tener luz en el barrio, pero nos queda encarar las obras de infraestructura que van a ser necesarias para hacer la reconstrucción de lo que se ha destruido”, explicó Kaiser.

Especificó que el gobierno provincial gestionó recursos ante la subsecretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda de la Nación, que una vez aprobados por su titular, Germán Nivello, “nos autoriza un programa importante que lo vamos a materializar en tres pilares fundamentales” para la reconstrucción de la infraestructura.

Uno de ellos será la relocalización de las viviendas de Nueva España, para lo cual mañana se reunirá con el intendente de Centenario, Javier Bertoldi, con quien se realizará una recorrida “a fin de determinar a partir de una encuesta cuáles son las viviendas que hay que relocalizar en los terrenos que tiene el municipio”, aclaró.

El otro punto a resolver serán las relocalizaciones de los asentamientos 2 de Mayo y 7 de Mayo “que las vamos a hacer a cuenca XVI”, y por último, la tercera de estas primeras acciones “tiene que ver con recomponer todo el tema de calles fundamentalmente y las obras”.

“Los cañadones que se pueda los vamos a canalizar a través de trabajos en hormigón, para que conduzcan el agua, y también se ejecutarán gaviones y lagunas que retarden la llegada del agua con fuerza, que es lo que termina destruyendo”, finalizó.