Los hermanos Franco y Dardo Balboa regresaron ayer a Neuquén luego de su exitosa participación en Shaoxing, China.

Los medallistas mundiales en la especialidad maratón, Franco y Dardo Balboa, llegaron este jueves luego de su participación en China, donde consiguieron para el canotaje argentino cuatro medallas de bronce.

“Hoy con las redes se siente mucha contención, pero no hay como estar en casa”, dijo Franco, que logró bronce en K1 de la carrera short y luego, en el maratón de 30 kilómetros junto con su hermano Dardo en el K2.

“La verdad todavía no caemos de lo que hemos logrado. Hicimos historia en el canotaje argentino porque es la primera vez que se obtienen medallas en la categoría elite”, dijo el palista, que ya había dejado otra huella en 2017, cuando logró el campeonato del mundo Sub-23 en maratón y que se convirtió en el primer gran logro de un palista argentino en esa modalidad.

Por su parte, Dardo expresó que “son muchas las sensaciones vividas. Estoy feliz por el logro, porque es mi primera vez en la categoría elite, mi primer mundial y estar en el podio con mi hermano es un sueño increíble”.

El gran recibimiento que tuvieron en el aeropuerto y luego en el club Ceppron que los agasajó junto a sus respectivas familias, los reconectaron con el hogar y con los afectos. Ambos destacaron la preparación que hicieron en España en el club Kayac Tudense como clave para la obtención de estos logros.

Expresaron su agradecimiento al ministerio de Deportes, al Banco Provincia del Neuquén (BPN) y al senador Guillermo Pereyra, porque se pudo viajar y entrenar a nivel profesional. “Sin ese trabajo -señaló Dardo- hubiera sido imposible tener ese nivel en el campeonato del mundo”.

Sobre el desarrollo de la carrera final el K2, que cerró la programación, Franco contó que “fue una carrera con muchas idas y vueltas en la que no habíamos entrado en el pelotón. Costó mucho, así que terminar entre los primeros tres es un logro muy grande que nos deja conformes considerando que es nuestra primera vez y ante profesionales que reman hace mucho tiempo”.

“Lo más complicado –recordó Dardo- fue en la primera vuelta cuando nos chocó un bote español y nos sacó afuera de la pista. Tuvimos que remar mucho para poder volver al pelotón de punta”, dejando en claro lo complicado que resultó conseguir el podio.

“Uno siempre quiere más, pero estar entre los tres primeros botes del planeta en la máxima categoría dónde los diez primeros son todos profesionales, nos alienta a seguir alimentando el sueño de seguir mejorando para el año que viene ir por el triunfo”, se ilusionó.

El próximo compromiso para la dupla será el campeonato Sudamericano y Panamericano de maratón a desarrollarse en Viedma del 7 al 10 de noviembre.