Se trata de una ley provincial que fue sancionada en 2010, y que establece diversas regulaciones en materia de publicidad, promoción y patrocinio de productos elaborados con tabaco. Los letreros sólo se podrán colocar en el interior de los establecimientos expendedores.

El ministerio de Salud y Desarrollo Social informó que fue reglamentada la Ley Provincial Nº 2738 sobre regulación de la publicidad, promoción y patrocinio de productos elaborados con tabaco. La normativa había sido sancionada por la Legislatura provincial en 2010, y establece -entre otros puntos- la prohibición completa de publicidad de tabaco en toda la provincia como estrategia de prevención.

Desde la cartera destacaron que la ley es un complemento para las numerosas acciones que se desarrollan en la provincia para proteger la salud y reducir el consumo de tabaco en la población. “Se reglamentaron pocos artículos, porque muchos estaban bien claros y en esos casos no hace falta reglamentarlos; sólo fue necesario colocar algunas precisiones para poder aplicar la ley”, explicó el médico que presentó el proyecto de ley, Ernesto Ruiz.

Neuquén es la quinta provincia que cuenta con una ley de regulación de publicidad de tabaco, junto con Santa Fe, San Luis, La Pampa y Santa Cruz. Su reglamentación quedó plasmada mediante el Decreto Nº2276/15. Entre los artículos reglamentados se establece que los locales comerciales sólo podrán colocar letreros que informen sobre la venta en el interior del establecimiento, que serán confeccionados según parámetros establecidos.

“Estos letreros deberán ser confeccionados solamente en colores blanco y negro, y su superficie no podrá ser superior a 900 centímetros cuadrados”, indicó Ruiz, y agregó que “deberá contener alguno de los mensajes sanitarios y pictograma autorizados por el ministerio de Salud de la Nación, y la superficie del mensaje y el pictograma no puede ser inferior al veinte por ciento de la superficie total del letrero”, dijo.

Destacó que en Neuquén “no se observa publicidad en la vía pública, no hay carteles luminosos y tampoco es común encontrar publicidad en los puntos de venta”. “Desde hace bastante tiempo se sacó la publicidad de los kioscos, hay marquesinas sin publicidad y solamente con paquetes de cigarrillos, de algún modo se han adaptado a la ley”, enumeró Ruiz y mencionó que la aparición de los nuevos medios presenta nuevos terrenos: internet, redes sociales y telefonía celular.

En caso de incumplimiento, la autoridad de aplicación es la subsecretaría de Salud de la provincia, que tiene la facultad de aplicar sanciones para el titular o responsable del establecimiento comercial, industrial o de servicio, o la institución donde se realice la propaganda o publicidad; como así también la tabacalera y los organizadores de eventos o actividad auspiciada.

Al mismo tiempo, la ley crea un Fondo Contra el Uso del Tabaco que se integrará con los recursos generados a partir de la aplicación de las sanciones, las donaciones y los legados, junto a otros aportes. Ese fondo será administrado por la autoridad de aplicación y tendrá como fin realizar campañas informativas especialmente orientadas a la prevención y a la información sobre los efectos nocivos del tabaco.

Una tasa provincial al cigarrillo

Ruiz anticipó que se está preparando una ley para las tasas provinciales para los cigarrillos. “Las medidas que pueden tomar las provincias para frenar el consumo son: ambientes libres de humo de tabaco, que ya la tenemos; prohibición de publicidad; y cigarrillos más caros. En nuestro país es muy fácil acceder al tabaco, porque es muy barato”.

Para ejemplificar, dijo que en términos comparativos en 2002 se podían comprar con un salario promedio 200 paquetes de cigarrillo; y en el 2013, 400 paquetes de cigarrillos. “Lo ideal es que el cigarrillo sea caro”, expresó Ruiz.

“Lo que se busca es que se vendan menos cigarrillos, porque es un hábito que mata al 50 por ciento de los fumadores. Sabemos que esta medida no va a hacer que de golpe las personas de Neuquén, donde fuma alrededor del 25 por ciento de la población, bajen el consumo al 12 por ciento, pero está estudiado que con el 10 por ciento de aumento en el precio del cigarrillo baja la cantidad de fumadores en 3 por ciento”, indicó.

Si bien la Ley Nacional Nº 26.687 de control del tabaco no lo prevé, las provincias pueden establecer una tasa provincial para los cigarrillos. Buenos Aires, Mendoza y San Luis están trabajando en proyectos de este tipo.