Recordaron el natalicio del General José de San Martín

febrero 25, 2010

La ceremonia por el 232º aniversario del nacimiento del Libertador de América, se desarrolló esta mañana frente al monumento que lo recuerda, sobre la avenida Argentina de la ciudad de Neuquén. Asistieron la ministra de Coordinación de Gabinete, Zulma Reina y el presidente del Concejo Deliberante local, Néstor Burgos; junto a integrantes de los tres poderes del Estado y autoridades de las Fuerzas Armadas.

Al cumplirse hoy 232 años del natalicio de José Francisco de San Martín, considerado uno de los libertadores de América y el padre de la independencia de Argentina, Chile y Perú, la Asociación Sanmartiniana de Neuquén recordó esta mañana la figura del prócer con un acto realizado frente al monumento que perpetúa su memoria, ubicado en avenida Argentina.

La ceremonia estuvo presidida por la ministra de Coordinación de Gabinete, Zulma Reina, en representación del Poder Ejecutivo provincial; junto al secretario de Estado de Educación, Cultura y Deporte, Ernesto Seguel; el presidente del Concejo Deliberante local, Néstor Burgos; y el presidente del Tribunal Superior de Justicia, Guillermo Labate.

También asistieron miembros de la Asociación Sanmartiniana encabezados por su titular, Camilo Raffi; el titular del Batallón de Montaña Nº 6 del Ejército con asiento en Neuquén, Victorio Paoli y efectivos de esa fuerza; integrantes de la Agrupación Neuquén de Gendarmería Nacional; Daniel David del Centro de Veteranos de Guerra de Neuquén; funcionarios municipales y público en general.

El monumento a San Martín contó en el acto y durante toda la jornada con una Guardia de Honor Infantil de Patricios del Batallón de Montaña 6º del Ejército. El recordatorio se inició con la entonación de los Himnos nacional y provincial acompañada por la banda de música del Ejército; tras lo cual las autoridades colocaron ofrendas florales al pie del monumento.

Jorge Vera, en representación de la Asociación Sanmartiniana, dirigió a los presentes un breve mensaje en el que homenajeó “al máximo prócer argentino” y recalcó que “uno de los rasgos dominantes presentes en la grandeza del general San Martín está en haber sentido y ejecutado el ideal solidario de América, con una claridad y decisión, que se traduce en su profunda vocación continental y su certera comprensión del rumbo político por seguir y de los fines por alcanzar”.

Y sostuvo: “De San Martín hablamos todos, muy pocos lo conocemos y nadie lo imita”.

Se leyeron a continuación notas de salutación y adhesión a la fecha enviadas por la vicegobernadora Ana Pechen y el intendente capitalino, Martín Farizano. La conmemoración finalizó con los acordes del himno a San Martín y la marcha a San Lorenzo.

Mantener viva su memoria

La Asociación Sanmartiniana Argentina acentúa en su sitio oficial en la internet que “poco mérito le harían al Padre de la Patria los historiadores, si su figura la recordaran sólo por sus grandes logros militares, ya que se destacó como estadista siendo gobernador de Cuyo y primer mandatario del Perú independiente.

Por cuantos medios estuvieron a su alcance, trató de difundir la educación como arma fundamental de la independencia, el trabajo como herramienta del progreso de los pueblos, el sacrificio como precio a pagar para ser libres, al igual que los renunciamientos a los egoísmos mezquinos entre hermanos, la humildad como modo de vida y el silencio prudente como conducta ante las distintas agresiones, vejámenes y desprecios que sufrió de sus propios compatriotas.

La figura de San Martín no se agiganta por los laureles ganados en los campos de batalla ni por su estatura de libertador, sino por su personalidad, asociada a valores que el país siente como propios.

En Yapeyú, muy cerca de la desembocadura del río Guabirí, de la vieja reducción de indios guaraníes en los jesuíticos territorios de Misiones (que más tarde constituirían la actual provincia de Corrientes) nació José Francisco de San Martín y Matorras, el 25 de febrero de 1778.

A comienzos del año 1784, tenía José tan sólo siete años cuando con su familia embarcó a España, donde en 1789 sentó plaza de cadete en el Ejército español. En las guerras contra los moros primero, los franceses luego, más tarde los ingleses y por último nuevamente los franceses, forjó su carrera militar y una fuerte personalidad llena de riqueza espiritual.

Con el grado de teniente coronel de Caballería, volvió a la Argentina en marzo de 1812 y en los doce años siguientes desplegó sus más recordadas acciones militares y políticas; ayudó a completar la independencia argentina y forjó la independencia de Chile y Perú, siendo sostén de la independencia de Ecuador.

En 1824 San Martín se retiró a Europa, donde se quedó hasta su muerte acaecida en Boulogne Sur Mer, Francia, el 17 de agosto de 1850″, describe la página sanmartiniana.