En la ciudad de Neuquén, desde el 1º de diciembre y hasta el 15 de marzo, se lleva a cabo el Operativo de Seguridad Balnearia, y destacan que es importante utilizar los balnearios habilitados y evitar zonas peligrosas.

El ministerio de Salud y Desarrollo Social recuerda que durante esta época se presentan altas temperaturas y es necesario tener algunos recaudos a la hora de disfrutar de balnearios, ríos, lagos y piletas; así como también cuando se realizan actividades al aire libre. Ante cualquier eventualidad avisar a los guardavidas o comunicarse al número 107 de emergencias médicas.

Durante el verano, los días son más largos y cálidos y predisponen a las personas a salir más de sus hogares y realizar actividades al aire libre, así como también irse de vacaciones con la familia o amigos. Para divertirse saludablemente es necesario tener en cuenta algunas recomendaciones para evitar lesiones o situaciones indeseables.

El objetivo es divertirse, relajarse y compartir sin sobresaltos. En la ciudad de Neuquén, desde el 1º de diciembre y hasta el 15 de marzo, se lleva a cabo el Operativo de Seguridad Balnearia, y destacan que es importante utilizar los balnearios habilitados y evitar zonas peligrosas.

Balnearios habilitados en la capital neuquina

Desde el ministerio se recordó que los balnearios habilitados en la ciudad de Neuquén son: Río Grande, que se accede por calle Río Negro o Avenida Olascoaga; Albino Cotro (ex Municipal), que se llega por calles Bahía Blanca o Linares; Sandra Canale, por calle Gatica; y Valentina Sur (que suma el atractivo del parque acuático), se encuentra a la vera del puente que cruza a Las Perlas.

Los rescates, curaciones y asistencias, se realizan gracias al trabajo coordinado entre los guardavidas, el Sistema Integrado de Emergencias de Neuquén (SIEN), Cruz Roja y las fuerzas policiales.

Recomendaciones

Los que corren más riesgos son los niños de uno a cinco años, por lo que es necesario cuidarlos y controlarlos mientras están jugando en el agua o en cercanías de la misma.

Otro grupo con alto riesgo de sufrir lesiones o ahogamientos son los adolescentes y jóvenes. Es necesario que disfruten del agua sólo en lugares habilitados, evitando los canales de riego y el consumo de alcohol. Además, es aconsejable que antes de zambullirse verifiquen que exista la profundidad adecuada y no haya objetos o personas para evitar lesiones o traumatismos.

Asimismo, se debe tener precaución con los vidrios, botellas o alambres que se puedan encontrar en el agua o en los alrededores, porque podrían causar cortes y heridas. Por otro lado, se aconseja no ingerir grandes cantidades de alimentos antes de ingresar al agua para no sufrir calambres.

En relación con las piletas públicas y complejos recreativos que tienen piscinas, deben contar con un cerco perimetral para evitar cualquier tipo lesiones. En estos lugares es más frecuente la transmisión de diferentes tipos de enfermedades tales como diarrea, hongos, conjuntivitis, hepatitis y síndrome urémico hemolítico (SUH), entre otras. En estos casos hay que tener en cuenta dos cosas: una es el cuidado y la limpieza de las piletas, y la otra son los hábitos saludables y normas higiénicas.

Es importante resaltar que no se debe intentar realizar un rescate de una persona que se está ahogando en aguas profundas o turbulentas si no se está entrenado para ello. Lo que se debe hacer es avisar a los guardavidas o buscar apoyo de una persona calificada o en embarcaciones.

Otro consejo a tener en cuenta tanto en la casa, el trabajo, la escuela, el automóvil y cuando uno realiza deportes, es contar con un botiquín de primeros auxilios para poder ayudar, protegerse en caso de incidentes o lesiones, prevenir insolaciones, quemaduras de la piel, reacciones alérgicas a plantas e insectos, y molestias estomacales, entre otros malestares.

El botiquín debe ser ubicado en un lugar accesible, conocido por todos y hay que controlar el buen estado de los elementos periódicamente. Se recomienda que sea transportable. Puede ser una caja plástica o un bolso correctamente identificados, ya que el botiquín debe poder llevarse al lugar donde se debe atender a la persona que lo necesita.

Algunos de los elementos que debe contener son: jabón neutro (blanco) para higienizar heridas; alcohol en gel; termómetro; guantes descartables de látex para no contaminar heridas y para seguridad de la persona que asiste a quien debe ser atendido; gasas, apósitos y vendas; antisépticos (yodo povidona, agua oxigenada); tijera; cinta adhesiva; algodón; protectores solares 35 o más alto; pinza sin dientes; pañuelos descartables; loción de calamina para aliviar la picazón y la irritación producida por las picaduras de insectos y la hiedra venenosa; y como opcional linterna, anotador y bolígrafo.

El Sistema Público de Salud de la provincia del Neuquén está presente a través de sus 29 hospitales, 83 centros de Salud, y 111 puestos sanitarios. Por lo tanto, ante cualquier eventualidad la población puede concurrir al establecimiento más cercano para recibir atención o comunicarse al número de emergencias médicas 107.