Desde la cartera de Salud aconsejaron revisar el carné de vacunación antes de que concluya el ciclo lectivo, con el objetivo de confirmar que los niños y niñas hayan recibido las dosis que necesitan.

Desde el ministerio de Salud se recomendó que, antes de que finalice el ciclo lectivo, se observe el carné de vacunación para confirmar que los niños y niñas hayan recibido las vacunas que necesitan. Se destacó que a los 5, 6 y 11 años se puede acceder a ellas en las visitas del personal de salud a las escuelas o en los centros de salud.

Josefina Luro, del programa de Inmunizaciones y Vigilancia de las Enfermedades Inmunoprevenibles de la cartera sanitaria provincial, manifestó que “los niños tienen derechos y tenemos que protegerlos”, a lo que agregó que en los establecimientos de Salud Pública “las vacunas son gratuitas, obligatorias y fundamentales para salvaguardar la salud de la población general”.

Las vacunas que reciben los niños y niñas en edad escolar son: a los 5 y 6 años -en jardín de infantes y/o primer grado- una dosis de vacuna triple bacteriana, que protege contra la difteria, tos convulsa y tétanos; una dosis de vacuna triple viral, que protege contra el sarampión, la rubéola y las paperas; y una dosis de sabín, que protege contra la poliomielitis.

Por otro lado, a los 11 años deben recibir o completar esquemas con: una dosis de triple bacteriana acelular (para difteria, tos convulsa y tétanos); una dosis de triple viral -si no han recibido el refuerzo anterior-; tres dosis de hepatitis B -si no la han recibido desde el nacimiento-; y, solamente las niñas, tres dosis de vacuna contra el virus del papiloma humano (HPV).

“Las enfermedades mencionadas están todas en etapa de control y eliminación”, dijo Luro, quien además mencionó que “es importante que se complete la vacunación iniciada en la primera infancia, para mantener los niveles de inmunidad altos y ante posibilidades de contagio, estar protegidos”.

Por otro lado, desde el área de vacunación comentaron que “la inmunidad es para cada niño en particular y también para el conjunto de los niños que comparten diariamente la escuela y otros grupos, así como en el núcleo familiar, donde se convive con niños muy pequeños que aún no tienen la inmunidad formada y están más expuestos a las enfermedades y sus complicaciones”.

Luro expresó que “antes de finalizar el año, las niñas y niños deben tener todas la vacunas aplicadas”, por lo que se convoca a “completar la vacunación y proteger a los chicos de las principales enfermedades de la infancia”.

También se recuerda que en centros de salud y hospitales, el personal de salud puede informar, orientar y completar las vacunas correspondientes.