Recomendaciones para prevenir diarreas durante el verano

enero 20, 2010

Desde la subsecretaría de Salud se recuerdan algunos cuidados para evitar la enfermedad, como la higiene personal y una adecuada manipulación y consumo de alimentos.

En épocas de calor suelen aumentar los casos de diarreas o gastroenteritis que afectan especialmente a niños menores de cinco años y personas mayores. La práctica de hábitos saludables, como la higiene personal y una adecuada manipulación y consumo de alimentos seguros es fundamental para prevenirlas.

La diarrea es una enfermedad infecciosa que se transmite en forma fecal-oral, es decir que el agente infeccioso se encuentra en la materia fecal y puede pasar a las manos, a la comida, o al agua. La práctica de hábitos saludables y las medidas de higiene son la mejor manera para prevenirla.

Por esto, desde la subsecretaría de Salud se recordó a la población algunos cuidados para evitar la enfermedad: uno de los consejos principales a tener en cuenta es la utilización de agua apta para el consumo humano, no sólo para beber sino para cocinar y lavar los alimentos. En caso de no serlo, es recomendable hervir el agua por tres minutos o agregarle dos gotitas de lavandina por litro de agua, esperando media hora antes de consumirla.

También, es necesario lavar bien frutas y verduras, no mezclar alimentos crudos con cocidos, cocinar bien los alimentos, y evitar compartirlos de boca a boca con los chicos. Lavarse las manos es un hábito saludable que debe respetarse después de ir al baño y cambiar pañales, y antes de comer, cocinar o dar el pecho. El lavado de los elementos personales, y el aseo de la vajilla en la preparación de los alimentos es conveniente hacerlo con agua caliente y detergente.

Es necesario enseñar a los niños la importancia del lavado de manos, acompañarlos y ayudarlos en su higiene personal. Desinfectar correctamente los baños, no acumular basura y evitar la presencia de insectos y animales en la cocina debe ser una práctica saludable que se realice a diario.

El riesgo más importante de la diarrea es la deshidratación, por lo que es necesario estar atentos a los síntomas de los niños y niñas como vómitos, decaimiento, o falta de apetito. En caso de presentar alguno de estos signos es recomendable darle en forma frecuente agua y si se le está dando el pecho, continuar haciéndolo. Evitar darles té de hierbas y medicamentos sin indicación médica.

Ante cualquiera de estos síntomas es importante visitar al médico en el centro de salud más cercano al domicilio.