Recomendaciones para evitar problemas con la calefacción

mayo 3, 2011

La intoxicación por monóxido de carbono es ciento por ciento evitable, si se toman adecuadas medidas de prevención.


Desde el área de Salud de la provincia difundieron recomendaciones sobre el adecuado uso de la calefacción en los ambientes cerrados “para estar seguros y evitar incendios e intoxicaciones”.

El monóxido de carbono se genera por la combustión incompleta de gas, kerosén, carbón, madera u otros materiales. Es una de las causas más frecuente de envenenamiento y su peligrosidad aumenta por sus características -incoloro e inodoro-, ya que no puede ser percibido a través de los sentidos.

Cada año, en la provincia del Neuquén se registran alrededor de 80 personas intoxicadas, mientras que tres pierden la vida por esta causa. Sin embargo, la intoxicación por monóxido de carbono es ciento por ciento evitable, si se toman adecuadas medidas de prevención.

Para garantizar el funcionamiento correcto de los artefactos, se recomienda verificar aquellos que funcionan a gas, cada año, por un gasista matriculado. Además hay algunas señales que pueden indicar que los artefactos no están funcionando bien: aparición de manchas, tiznado o decoloración de los artefactos, de los conductos de evacuación o en los alrededores; y la coloración amarilla o naranja de la llama (debe ser azul).

Por otro lado, se sugiere apagar las estufas a kerosén y los braseros antes de irse a dormir, debido a que las probabilidades de intoxicaciones e incendios aumentan cuando los habitantes están dormidos y no pueden evidenciar signos y síntomas de intoxicación.

Hay que tener presente que cuando se inhala monóxido de carbono, los síntomas iniciales pueden confundirse fácilmente con un cuadro gripal u otro malestar como dolor de cabeza, náuseas, vómitos, palpitaciones, debilidad, cansancio y somnolencia.

En algunos casos graves, también puede aparecer dolor de pecho, vértigo, confusión, e incluso convulsiones, colapso circulatorio y respiratorio. Lo que puede provocar un estado de coma y desencadenar la muerte.

Sea cual fuere el medio de calefacción es fundamental la ventilación de los ambientes, sobre todo cuando se utilizan artefactos con llamas y sin salida al exterior. Se recuerda que no se deben utilizar las hornallas de la cocina ni el horno como medios de calefacción.

Ante la presencia de alguno de los síntomas de intoxicación con monóxido de carbono, se recomienda dirigirse a un lugar donde se pueda respirar aire fresco, abrir puertas y ventanas, apagar los aparatos de calefacción, como así también concurrir al centro de salud más cercano o llamar al 107.