Recomendaciones para evitar accidentes con monóxido de carbono

mayo 31, 2012

Desde la subsecretaría de Salud recordaron que se trata de un gas muy venenoso y difícil de detectar, que se produce por la combustión incompleta de combustibles de uso doméstico.

Ante las bajas temperaturas que comenzaron a registrarse en la provincia, las autoridades de la subsecretaría de Salud recordaron las medidas de prevención que se deben tomar para evitar daños o intoxicaciones causados por el monóxido de carbono (CO) que se desprende de la mala combustión.

Como medidas de prevención se aconseja que la instalación de los artefactos sea realizada por técnicos matriculados, mantener bien ventilados los ambientes, revisar las conexiones y funcionamiento de los aparatos, hacer inspeccionar cada año los aparatos domésticos que utilizan combustible por un técnico especializado, no usar el horno u hornallas para calefaccionarse y no dormir con los artefactos en combustión ni encender el motor del auto en un garaje cerrado.

Cuando una persona inhala CO los síntomas iniciales pueden confundirse fácilmente con un cuadro gripal u otro malestar: dolor de cabeza, náuseas, vómitos, palpitaciones, debilidad, cansancio y somnolencia. También puede aparecer dolor de pecho, vértigo, confusión, y en los casos graves convulsiones, colapso circulatorio y respiratorio. Todo esto último puede inducir a que se llegue a un estado de coma y desencadenar en la muerte.

Por ello, ante la presencia de alguno de los síntomas de intoxicación se aconseja trasladarse inmediatamente a un lugar donde se pueda respirar aire fresco, abrir puertas y ventanas, apagar los aparatos que utilizan combustibles y salir de los recintos cerrados. Además, se debe concurrir al centro de salud más cercano o llamar al 107 y avisar que se está ante un posible caso de envenenamiento con CO.

Acerca del monóxido

El monóxido de carbono es un gas muy venenoso. No tiene olor, no es visible y no es irritante. Se produce por la combustión incompleta del gas de red domiciliaria, carbón, kerosén, leña, nafta y plásticos.

La presencia del monóxido en el aire puede reconocerse por la coloración de la llama de los artefactos, que cuando genera CO es amarilla o anaranjada en lugar de azul; y también por la aparición de marcas, tiznado o decoloración en los artefactos, en su ventilación o alrededor de ellos.

Todos los inviernos se repiten episodios de riesgo de incendio o intoxicación por monóxido de carbono debido a que muchas personas y familias utilizan braseros o artefactos de gas deficientemente instalados o ubicados en ambientes con mala ventilación para calefaccionarse.

Durante 2011 se registraron en la provincia 168 casos de intoxicación por CO, y durante los primeros cinco meses de 2012 se notificaron 20 casos.