Desde el ministerio de Salud y Desarrollo Social se recordó que lo importante es disfrutar y compartir en familia, y comer todo en porciones pequeñas.

El ministerio de Salud y Desarrollo Social recordó algunos consejos en época de fiestas para evitar la tentación de comer en exceso e impedir la suba abrupta de peso. También resaltó algunos cuidados a la hora de preparar, conservar y manipular los alimentos para prevenir enfermedades.

La nutricionista del hospital Ramón Carrillo de San Martín de los Andes, Gabriela Gutauskas explicó que “diciembre es uno de los meses más movidos en lo que respecta a la alimentación y cuando se cometen la mayor cantidad de desórdenes alimentarios. Hay que evitar la tentación de comer en exceso en las mesas navideñas y de fin de año, porque el resultado son kilos de más, regalo que nadie recibe con buenos ánimos”.

Un dato a tener en cuenta: una cena navideña puede llegar a tener más de 2.000 calorías; cantidad excesiva si usamos como referencia que una mujer adulta que realiza actividad física moderada necesita alrededor de 1.800 calorías por día y el hombre entre 2.000 a 2.200.

Ante este panorama, Gutauskas recomendó hacer pequeños cambios para reducir las calorías y grasas de las comidas, y evitar la suba abrupta de peso. También destacó que “lo más importante es disfrutar y compartir en familia”.

Algunos consejos saludables

Desde el ministerio se recomendó preferir alimentos bajos en calorías como ensaladas, verduras o frutas durante el día para después disfrutar de algún plato más calórico a la noche.

También se aconsejó optar por una entrada más liviana: en lugar de fiambres, quesos y embutidos, una variedad de bastoncitos de verduras, dips con quesos untables descremados, con el agregado de hierbas. También se puede probar con fiambres magros como el lomito horneado o jamón cocido natural.

Además, se recomendó quitar la piel al pollo antes de cocinar para reducir la cantidad de grasa. Para que no quede tan seco puede acompañarse con alguna salsa o aderezo de quesos blancos descremados, mayonesas bajas calorías o mostaza. Al cocinar carnes o pollosse aconseja hacerlo en asaderas con rejilla para que la grasa, al derretirse con el calor del horno, drene y caiga.

Otro aspecto a tener en cuenta son las porciones. Si en la mesa uno mismo se sirve la comida, se propone usar platos pequeños para no cargarlos demasiado. Cuanto más grande sea el plato, más cantidad de comida se servirá en el mismo.

Además, se recomendó incluir más verduras. Pueden ser como guarnición preparadas de diferentes maneras ya sean frescas en ensaladas, asadas, al vapor, o hervidas y condimentadas con aderezos bajos en grasas como vinagretas. La ventaja de este grupo de alimentos es que sacia más fácilmente debido a la fibra que posee, pero a la vez es bajo en calorías.

También se aconseja moderar el consumo de alcohol. Las bebidas alcohólicas son extremadamente calóricas, por lo tanto, por cada vaso de alcohol que beba alterne con otro de agua, que brinda saciedad y no aporta calorías.

En cuanto a los postres, se propone optar por un plato de frutas cortadas en láminas, brochetes o ensalada de frutas. La mesa dulce navideña es una gran tentación, lo mejor es comer de todo en porciones pequeñas. “No se quede con ganas, pero no se olvide de antes comer frutas frescas”, se indicó.

Si bien hay que mantenerse activo todo el año, durante los días previos a las fiestas es importante estar en movimiento, caminar, hacer ejercicio o practicar algún deporte.

Simples prácticas para preparar y consumir alimentos

Otros consejos del ministerio son estar informado y adoptar hábitos saludables. La higiene en la preparación y la conservación de los alimentos, son la manera más segura de prevenir las enfermedades transmitidas por los mismos, como intoxicaciones o infecciones. Al momento de comprar es importante seleccionar alimentos sanos y frescos; controlar y respetar la fecha de elaboración y vencimiento de los productos, y no comprar latas abolladas, oxidadas o hinchadas.

Las prácticas recomendadas son lavarse las manos y los utensilios antes de cocinar, evitar el contacto de las carnes crudas con otros alimentos y no cortar la cadena de frío. Para ello es preciso no dejar alimentos fuera de la heladera por más de una hora antes de consumirlos.

También es recomendable mantener refrigerados aquellos alimentos a base de cremas o mayonesas, descongelar los alimentos en la heladera y no volver a congelarlos, la fruta y verdura debe lavarse antes de consumirse, y se deben mantener los alimentos fuera del alcance de insectos y animales.