Desde el organismo provincial de agua y saneamiento informaron que el fluido es bacteriológicamente apto y que la coloración que se advierte en algunos barrios de la ciudad de Neuquén se debe a que contiene materia en suspensión.

Desde el Ente Provincial de Agua y Saneamiento (EPAS) informan que algunos barrios de la ciudad de Neuquén pueden verse afectados por turbidez en el agua corriente debido a las fuertes lluvias de ayer, que impactaron sobre el río Limay. Para subsanarlo, recomiendan dejar reposar el líquido.

La turbidez es originada por la materia en suspensión que contiene el agua, pero bacteriológicamente se trata de agua potable y apta para su consumo. Desde el organismo resaltaron especialmente que no es necesario agregar cloro o lavandina.

Además, se informó que los controles, los trabajos de filtración y la cloración se intensificaron desde la jornada de ayer para llevar tranquilidad a la población. Desde el organismo explicaron que se están realizando las purgas necesarias en las redes para agilizar los tiempos de regularización de la situación. Esto puede demorar uno o dos días pero no es posible precisar con exactitud el tiempo de demora ya que se debe a factores climáticos externos al ente.

La zona afectada comprende todos los barrios del sur de la ciudad desde la ruta nacional N° 22 hacia el río, aunque los sectores que son abastecidos también por el acueducto proveniente de Mari Menuco se normalizarán más rápido.