Poder identificar los síntomas es fundamental para realizar una consulta oportuna y sostener las medidas de prevención.

Ante el alerta epidemiológico emitido por la cartera sanitaria nacional por la notificación de un caso sospechoso de viruela símica en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (en un residente de la provincia de Buenos Aires con antecedentes de viaje a Europa), el Ministerio de Salud de la provincia informa sobre los síntomas compatibles con un caso sospechoso y las recomendaciones a tener en cuenta.

La viruela del mono es una zoonosis selvática con infecciones humanas incidentales que generalmente ocurren en partes boscosas de África central y occidental. Es causada por el virus de la viruela del simio que pertenece a la familia de los ortopoxvirus.

La viruela del simio puede transmitirse por exposición a gotitas, a través de gotitas grandes exhaladas y por contacto con lesiones cutáneas infectadas o materiales contaminados. Los síntomas incluyen: fiebre, dolor de cabeza, dolores musculares, dolor de espalda, ganglios linfáticos inflamados, escalofríos y agotamiento.

Por lo general, se desarrolla una erupción. Esto a menudo comienza en la cara y luego se propaga a otras partes del cuerpo, incluidos los genitales, y las lesiones pueden causar mucha picazón o dolor.

Es importante resaltar que al 21 de mayo se registraron casos confirmados y sospechosos en 12 países no endémicos (Australia, Bélgica, Canadá, Francia, Alemania, Italia, Países Bajos, Portugal, España, Suecia, Reino Unido y Estados Unidos).

Por ese motivo, toda persona que presente síntomas compatibles (en especial erupciones) y antecedentes de viaje a zonas donde está habiendo casos y/o supone alguna exposición de riesgo con casos sospechosos, probables o confirmados, deberá tomar medidas de aislamiento social (no concurrir a escuela, trabajo, eventos sociales, etc), implementar medidas de protección respiratoria (uso adecuado de barbijo, ambientes ventilados y distancia de las otras personas) y realizar una consulta con el Sistema de Salud de forma inmediata.

Se considera exposición a un caso si:

  • Ha presentado exposición sin protección respiratoria (particularmente relevante para los trabajadores de la salud).
  • Contacto físico directo, incluido el contacto sexual.
  • Contacto con materiales contaminados como ropa o ropa de cama.