Se pueden minimizar los riesgos en el hogar manteniendo la higiene. Esta época del año favorece la aparición de arañas, alacranes, serpientes, víboras e insectos.

El gobierno de la provincia del Neuquén, a través del ministerio de Salud, recuerda que las condiciones climáticas del verano en la zona favorecen la aparición de insectos y animales venenosos y ponzoñosos. Para evitar complicaciones es fundamental la higiene en el hogar y sus alrededores, como así también la elección de espacios recreativos despejados.

Recomendaciones

Las picaduras y mordeduras pueden comprometer sólo la zona del cuerpo donde ocurrió o extenderse a todos los sistemas, dependiendo del animal involucrado y de la susceptibilidad de la persona. Las picaduras son más peligrosas para los niños, las personas mayores y las que tienen enfermedades de base.

Además, es importante estar protegidos contra el tétanos, dado a que la picadura o mordedura es una herida, lo que representa un riesgo potencial de ingreso de esta bacteria al organismo.

Las vacunas que incluyen esta protección son la Quíntuple Pentavalente (DTP-HB-Hib) que se aplica a los 2, 4 y 6 meses de vida; y los refuerzos de Cuádruple o Quíntuple Pentavalente (DPT-Hib) a los 15-18 meses de vida; de Triple Bacteriana Celular (dTP) a los 5-6 años u ingreso al nivel primario; de Triple Bacteriana Acelular (dTpa) a los 11 años, a las embarazadas y al personal de salud; y la Doble Bacteriana (dT) cada 10 años para todas las personas.

Desde el departamento de Salud Ambiental y Zoonosis, indicaron que para todas las picaduras y mordeduras que se consideren riesgosas, se recomienda retirar anillos, pulseras, tobilleras, zapatos y todo lo que pueda ser compresor del miembro afectado; inmovilizar; elevar la extremidad; aplicar hielo; y consultar rápidamente al hospital o centro de salud más cercano para recibir atención y tratamiento adecuado a la brevedad; o comunicarse con el número de emergencias médicas 107.

En todos los casos, hay que evitar una serie de acciones, entre ellas: aplicar ligaduras y torniquetes; efectuar incisiones en la herida; cauterizar o quemar la zona afectada; succionar el sitio de la mordedura; administrar medicamentos caseros; y aplicar barro o fomentos.

Para prevenir incidentes con alacranes y arañas, se aconseja revisar y sacudir prendas de vestir y calzados; sacudir la ropa de cama antes de acostarse o acostar un bebe o niño; evitar caminar descalzo; utilizar rejillas en desagües, cañerías y otras aberturas; colocar burletes o alambre tejido (mosquiteros) en puertas y ventanas; revocar las paredes, reparar grietas en pisos, paredes y techos; mantener limpia y ordenada la vivienda y alrededores. Evitar la acumulación de materiales de construcción, escombros y leña, porque suelen ser lugares donde se alojan.

También se aconseja no utilizar insecticidas en áreas exteriores para eliminar las arañas, ya que en el exterior estas proveen un servicio muy útil para controlar la población de otros insectos. En el interior de la casa utilizar insecticidas para uso doméstico.

Para evitar picaduras de mosquitos pueden aplicarse repelente de insectos –utilizar productos autorizados con etiquetas que indiquen su seguridad para uso en humanos y la forma de aplicación– en la piel, sobre la ropa o en el hogar.

Para disminuir la aparición de mosquitos en el área domiciliar es fundamental evitar la acumulación de aguas estancadas, donde estos insectos se reproducen. Mientras que para impedir que los insectos ingresen a la vivienda, hay que mantener cerradas las ventanas o disponer de tela mosquitera en las mismas. Para proteger a los más pequeños, cubrir cunas y changuitos con tela de tul o similar.

Arañas

Es necesario aclarar que todas las arañas poseen ciertos tipos de venenos que usan para alimentarse y defenderse, pero no todos son peligrosos para el ser humano. En Neuquén habitan dos de las tres especies cuyo veneno es de relevancia para la salud: una, es la conocida comúnmente como viuda negra (Latrodectus); y la otra es la llamada araña de los rincones, de los cuadros o violinista  (Loxosceles).

La viuda negra, llega a medir hasta tres centímetros, tiene el abdomen globuloso de color negro con manchas rojas. Vive al aire libre, debajo de piedras, letrinas, entre hierbas, galpones, depósitos. No es agresiva, y solo reacciona si se la molesta. Tras la picadura, el dolor aumenta y se acompaña de contracturas musculares, temblores y rigidez de abdomen. Suele aumentar la temperatura, taquicardia, arritmias, y sudoración.

Por otro lado, la araña de los rincones, mide tres centímetros y es de color marrón. Su hábitat es intra-domiciliario, vive en los rincones, detrás de los cuadros, entretechos, guardarropas, etc.; es decir en lugares oscuros y secos. No es agresiva, solo muerde en defensa propia.

La persona picada comienza a sentir dolor y distintas manifestaciones en la piel como un edema (hinchazón), coloración rosada o violácea de la piel, ampollas de contenido sanguíneo, etc. Además, puede haber fiebre, taquicardia, dolor de cabeza, náuseas, falla renal, convulsiones, entre otras.

Alacranes

Habitan bajo piedras, corteza de árboles, grietas del terreno, entre la leña, alcantarillas, etcétera. Si bien todas las especies poseen veneno, cabe aclarar que los ejemplares que se encuentran en nuestra provincia (comunes de la región patagónica), no corresponden a Tityus trivittatus, única en Argentina que puede implicar riesgo importante para la salud humana y que se encuentra solamente en zonas subtropicales de nuestro país.

Generalmente, las picaduras ocurren en horarios nocturnos, más comúnmente en los miembros inferiores y ocasionan dolor local.

Serpientes y víboras

Dentro de la clasificación de serpientes encontramos aquellas que no son venenosas, como las boas y las culebras; y las venenosas, como las víboras yarará, cascabel y coral.

En la región, es más factible que aparezcan culebras, yarará ñata y coral. Las secreciones salivales (veneno) de estos reptiles tienen como función primaria la captura y digestión de presas para la alimentación y en segundo lugar la defensa.

Entre las culebras y las víboras hay ciertas diferencias, ya sea en la forma de la cabeza, cuello, cuerpo, cola o escamas, etc. a través de las cuales los profesionales diferencian entre unas y otras.

El único tratamiento efectivo ante una mordedura venenosa es la administración del anti-veneno específico (suero antiofídico), además de las medidas generales que se realizan en otras lesiones.

Otros insectos

Las picaduras de mosquitos, abejas, avispas, hormigas y garrapatas son las más frecuentes, y no todas las personas generan las mismas reacciones. Las manifestaciones pueden ser locales o generales.

La avispa y la hormiga pueden picar repetidamente, mientras que la abeja, especialmente la productora de miel, deja su aguijón y el saco venenoso adherido a la piel de la persona.

Las garrapatas se adhieren fuertemente a la piel o al cuero cabelludo. Estas podrían ocasionalmente transmitir microorganismos causantes de diversas enfermedades, aumentando este riesgo cuando más tiempo permanezca adherida la garrapata a la piel.