Los centros de salud Almafuerte, Confluencia y Valentina Sur trabajaron en la recaptación de 265 personas con diabetes para favorecer la adhesión al tratamiento y el seguimiento de los controles recomendados.

Durante noviembre, y en el marco del Día Mundial de la Diabetes –que se celebra el 14 de noviembre–, los equipos de salud trabajaron para reforzar los lineamientos del programa de Diabetes de la Provincia del Neuquén (Prodianeu) y promover el autocuidado y los entornos saludables para prevenir la diabetes y sus complicaciones.

“Para mejorar el control y seguimiento de las personas con diabetes se realizó un plan estratégico de trabajo en tres centros de salud de la Zona Sanitaria Metropolitana”, comentó la referente de Enfermedades Crónicas No Trasmisibles (ECNT), Romina Luján, al referirse al trabajo desarrollado en los centros de salud de la ciudad de Neuquén: Almafuerte, en la subzona Oeste; Confluencia, en la subzona Este y Valentina Sur, de la subzona Centro.

Los centros de salud Almafuerte, Confluencia y Valentina Sur trabajaron en la recaptación de 265 personas con diabetes.

Luján comentó que el objetivo “es recuperar el concepto de población a cargo en los efectores de la zona, instalar el circuito diferenciado con turnos protegidos y la recaptación de pacientes con diagnóstico de diabetes”.

En noviembre se realizó el relevamiento de personas con diabetes que se atendían en cada uno de estos tres centros de salud. En total se realizó una búsqueda activa de 265 personas. Participaron personal del centro de salud, junto a los equipos del Sistema Integral de Atención Domiciliaria (SIAD), el programa REDES y el de ECNT.

El relevamiento incluyó datos tales como tener una obra social, retirar medicamentos de la farmacia y haber concurrido al control médico en los últimos seis meses.

Resultados

El martes 3 de diciembre un equipo conformado por referentes de los mencionados programas visitó los centros de salud para trabajar sobre los resultados obtenidos.

En el centro de salud Valentina Sur la recaptación de esta población se llevó a cabo a través de 34 visitas en domicilio y 23 llamadas telefónicas. Del total de personas, 40 tenían obra social; de los cuales 19 refirieron que realizan sus controles en el subsector privado; y 14 continuarían seguimiento en el centro de salud. En el centro se entregan turnos anticipados a personas con enfermedades crónicas; cuentan con consultorio médico de diabetes; taller de hábitos saludables cada tres meses con nutricionista; y trabajo en red con el Centro de Educación Física del barrio para realizar actividad física adaptada dos veces por semana.

En el centro de salud Confluencia se realizaron 25 visitas domiciliarias y 93 comunicaciones telefónicas, lo que da un total de 118 personas localizadas. Un importante porcentaje de los pacientes tiene obra social y se atiende en privado. De los cuales 18 personas refirieron que se controlaban en otro efector; 36 en el privado; 11 se mudaron; 21 que no concurrían por razones personales –los que fueron invitados a acercarse al centro de salud a realizar los controles–. Al igual que en Valentina Sur, se entregan turnos anticipados para personas con enfermedades crónicas; y realizan un taller para personas con diabetes todos los viernes a las 13.30.

Por su parte, en el centro de salud Almafuerte contactaron a 90 personas –58 visitas domiciliarias y 32 llamadas telefónicas–. De ese total 36 realizan seguimiento en el centro de salud Almafuerte; 13 en el hospital Heller; siete en Castro Rendón; diez en otros efectores; uno en otra provincia; siete en el subsector privado; cinco tienen atención domiciliaria; y dos se mudaron.

Tal como fue informado, durante las visitas domiciliarias se realizaron 22 laboratorios; 12 fondos de ojo; y se dieron 21 turnos para fondo de ojo.

A modo de conclusión, Luján explicó que la tarea de recaptación “fue muy positiva, ya que se pudo lograr que pacientes que no se estaban controlando, se acercaran al centro de salud a realizarlo, que continuaran tomando la medicación y que se realizaran los estudios que les faltaba, como es el fondo de ojo y el análisis de sangre y orina, para prevenir complicaciones crónicas y así tener una mejor calidad de vida”.

Además, la referente también destacó que “en los casos que nos enteramos que los pacientes se estaban controlando en otro centro de salud o en privado, porque tenían obra social, nos quedamos tranquilos ya que tienen medicación, se realizaron los estudios y así van a evitar tener complicaciones”.