Se comercializó el 75 por ciento de los animales que estaban a la venta. El precio máximo que se pagó fue de 5.000 pesos por un castrón y se vendieron ejemplares de todas las categorías.

Se realizó este fin de semana la séptima Feria integral de la Producción en Zapala, en instalaciones de la planta de procesamiento de fibras. El objetivo de la actividad fue fortalecer el vínculo comercial, cultural y social entre los pequeños productores, velloneros, artesanos y habitantes de la ciudad.

Allí se presentaron vellones y artesanías elaborados con fibra animal y hubo exposición y venta de reproductores caprinos Angora y Criollos, y ovinos Merino y Corriedale. Además, hubo charlas sobre tintes naturales y ensilaje, y entrega de premios.

El encuentro se convirtió en una inmejorable oportunidad para difundir el camino que recorren las fibras de origen animal y su agregado de valor en origen, desde la crianza de los animales en el campo, el mejoramiento genético, la esquila y acondicionamiento de los vellones hasta llegar a convertirse en hilaturas y tejidos artesanales.

Participaron productores de Zapala, Paso Aguerre, Ojo de Agua, Barda Negra, Laguna Blanca, Covunco Pavia, Campana Mahuida, Espinazo del Zorro, Media Luna y otros parajes. Artesanas de Las Lajas, Loncopué, Las Coloradas, Junín de los Andes, distintos parajes del departamento Zapala y General Roca (Río Negro), pudieron comercializar sus artesanías y tejidos de origen natural.

Durante el fin de semana hubo artesanas de distintos puntos de la provincia. El sábado se llevó a cabo la venta de vellones y la exposición y venta de hilos procesados de las máquinas de Mini Mills, y el domingo se comercializó el 75 por ciento de los animales que estaban a la venta. Se pagó un precio máximo de 5.000 pesos por un castrón y se vendieron ejemplares de todas las categorías.

La feria fue organizada por la Cooperativa Agropecuaria de Pequeños Productores Caprinos de la Zona Centro -junto a otras entidades-, y al igual que en otras ferias ganaderas el ministerio de Producción y Turismo dio su apoyo y financiamiento a través de la EPDA-Prosap (Programa de Servicios Agrícolas Provinciales).

También participó el municipio de Zapala, INTA, Senasa, Ley Caprina, Ley Ovina, Fundación Hueche, Clúster Caprino, Radio Nacional Zapala, Mesa de Artesanas y Velloneros de zona Centro, Fundación Atreuco, Mesa de Arte y Artesanía Mapuche de Aluminé, entre otros.

El ministro de Producción y Turismo, José Brillo, participó de la jornada junto con la intendenta de Zapala, Soledad Martínez, la secretaria técnica de la subsecretaría de Producción, Amalia Sapag, representantes de distintas instituciones y organismos, y público en general. Presenciaron la exhibición, premiación y venta de reproductores de la Estación Experimental Campana Mahuida y la Chacra de Recría de Reproductores Angora de Paso Aguerre.

Durante su discurso, el ministro llevó los saludos del gobernador Omar Gutiérrez, quien no pudo asistir a la feria. Destacó la importancia del clúster que se conformó en torno la producción de ganado bovino y caprino, al que calificó como “una integración perfecta entre quienes crían estos animales, los que mejoran la genética, los que esquilan y trabajan la fibra animal como los artesanos aquí presentes, que logran agregar valor y constituye un ejemplo para replicar”.

Asimismo, agradeció a la Unidad de Cambio Rural y al Prosap “porque su acompañamiento es constante a través de programas como el Proderi, Proderpa o Post Emergencia, por mencionar algunos ejemplos”.

Objetivos

En todas sus ediciones, la feria busca valorizar el trabajo de los pequeños productores ganaderos mixtos y generar un espacio de encuentro entre ellos y con técnicos y funcionarios involucrados con el sector.

La presencia de reproductores de diferentes razas y zonas contribuye a elevar y  sociabilizar la calidad genética ovina y caprina. Además se busca fortalecer el vínculo comercial entre productores de fibras naturales de origen animal y artesanos dedicados a la hilatura y tejido artesanal de la región.

La actividad será además una oportunidad para conocer el camino que recorren las fibras de origen animal y su agregado de valor en origen, desde la crianza de los animales en el campo, el mejoramiento genético, la esquila y acondicionamiento de los vellones hasta llegar a convertirse en hilaturas y tejidos artesanales.