La doctora Miriam Vicente fue invitada por la comisión vecinal del barrio a dar una charla a agentes de salud sobre Ataque Cerebrovascular Isquémico.

Se realizó ayer una jornada sobre Ataque Cerebrovascular (ACV), en la que se abordó la Red de ACV y sus objetivos; escalas, protocolos y guías de ACV y los avances en la terapéutica. La actividad fue organizada por el Sistema Integrado de Emergencias del Neuquén (SIEN).

Miriam Vicente, neurocirujana y referente de la Red Provincial de ACV, dijo que “nos propusimos la creación de una red de trabajo que facilite el acceso y que sea equitativo en la atención. Como parte de ese trabajo estamos dando charlas a la comunidad para colaborar con la formación y la información de todos los agentes que estén involucrados”.

“La idea es hablar de la red y del manejo intrahospitalario, que es donde ustedes se van a ver más involucrados”, dijo Vicente.

El ACV es un episodio neurológico agudo, donde la persona va empeorando y puede tener compromiso el estado de conciencia o no. Los principales síntomas son: la pérdida de fuerza, alteraciones de la sensibilidad, alteraciones del habla, inestabilidad, alteración de la visión y en algunos casos -cuando el ACV es hemorrágico-, una cefalea intensa que no es habitual.

“En todos los casos hay que hacer un diagnóstico precoz, porque si evoluciona, al minuto el paciente puede morir”, explicó la neuróloga.

Según la OMS, casi 14 millones de personas sufrirán un ACV este año. El ACV isquémico se produce cuando se tapa una arteria y el hemorrágico, cuando se rompe una arteria. El 85 por ciento de los ACV son isquémicos.