Realizaron jornada de Buenas prácticas agrícolas

mayo 17, 2010

El encuentro organizado por el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) tiene por objetivo concientizar a los productores frutícolas sobre la importancia de implementar un sistema de aseguramiento de la calidad en fruticultura.

La subsecretaría de Producción y Desarrollo Económico, dependiente del ministerio de Desarrollo Territorial, participó de la Jornada de actualización en implementación y certificación de buenas prácticas agrícolas que se realizó en Centenario.

El encuentro estuvo organizado por el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria, Estación Experimental Agropecuaria Alto Valle (INTA EEA), seccional Centenario y la cámara Productores Agremiados de Centenario y Vista Alegre (Pacva). Participaron más de 40 personas entre productores frutícolas, técnicos del sector privado y de empresas certificadoras.

El objetivo de las jornadas fue concientizar a los productores frutícolas sobre la importancia y necesidad de implementar un sistema de aseguramiento en la calidad en fruticultura. La exposición en esta ocasión fue sobre las normas GlobalGap, las más utilizadas.

Mariano Bondoni, director general de Sanidad Vegetal; dependiente de la subsecretaría de Producción y Desarrollo Económico tuvo a cargo la exposición, ante los productores, de cómo promueve la provincia las Buenas Prácticas Agrícolas a través de un Premio Estímulo, al productor que certifica. Por su parte, el INTA realizó una explicación sobre las Buenas Prácticas Agrícolas.

Acerca de la norma

La norma Globalgap fue diseñada principalmente para brindar confianza al consumidor acerca de la manera que se lleva a cabo la producción agropecuaria: minimizando el impacto perjudicial de la explotación en el medio ambiente, reduciendo el uso de insumos químicos y asegurando un proceder responsable en la salud y seguridad de los trabajadores, como también en el bienestar de los animales.

La provincia contaba con el premio estímulo a la sanidad, contra la carpocapsa, que a partir de esta gestión se incorporó el premio estímulo a la calidad y al asociativismo. La modificación de la antigua ley de premio estímulo a la sanidad, se realizó por un lado, teniendo en cuenta las nuevas exigencias de los mercados en cuanto a normas de aseguramiento de la calidad y el objetivo de la provincia de fomentar la agrupación de los productores. Por el otro, se adecuó de forma tal de favorecer a los pequeños productores, de menos de 35 hectáreas.

El premio estímulo a la calidad otorga cien dólares por hectárea cuando el productor certifica la norma de calidad; no se le paga el proceso, sino que se paga el resultado. Si los productores lo quieren implementar, lo deben hacer por sus medios y cuando certifican la provincia les paga el premio.

Sobre la ley Nº 2595

La norma fue sancionada en junio de 2008 y su finalidad es establecer incentivos para fruticultores independientes y empresas frutícolas que logren mantener un nivel igual o inferior al convenido en el Programa provincial de supresión de la carpocapsa, en coordinación con el programa nacional contra la misma plaga.

La ley establece premios de hasta doscientos dólares por hectárea, más un aporte no reintegrable de cien dólares por hectárea para fruticultores que certifiquen alguna norma de calidad o desarrollen su actividad en forma orgánica. Además, incorpora un incentivo de hasta cien dólares por hectárea para los productores que acrediten estar integrados en alguna forma asociativa. En total percibirían unos cuatrocientos dólares por hectárea.

Todos los beneficios establecidos en la ley se mantendrán por un plazo de seis años, prorrogable por otro período igual.