Se concretó la semana pasada entre los vecinos de 30 manzanas del barrio Valentina Sur. El objetivo del estudio es investigar la adherencia al rastreo de cáncer colorrectal en la población según variables socioeconómicas como barrio, nivel educativo y acceso a servicios básicos, entre otros.

El ministerio de Salud y Desarrollo Social realizó una visita casa por casa en el barrio Valentina Sur de la ciudad de Neuquén, como parte de un estudio de investigación sobre cáncer colorrectal, becado por el Instituto Nacional del Cáncer. Participaron agentes de salud pública y de la Universidad Nacional del Comahue (UNCo). La actividad de rastreo se realizó el jueves y el viernes.

El director del proyecto es el referente del programa de Prevención y Rastreo de Tumores de la subsecretaría de Salud, Santiago Hasdeu. El trabajo fue coordinado junto con la licenciada en Economía, Laura Lamfre; la jefa del centro de salud Valentina Sur, Paula Pino; y desde la Zona Sanitaria Metropolitana, con Viviana Ferreyra.

El objetivo del estudio es investigar la adherencia al rastreo de cáncer colorrectal en la población según variables socioeconómicas como barrio, nivel educativo y acceso a servicios básicos, entre otros.

“La investigación es compleja y tiene muchas etapas”, dijo Hasdeu y agregó que “primero se construyó por técnicas estadísticas un índice de privación socioeconómica para clasificar a todos los barrios de la ciudad de Neuquén. Esto sirve para conocer en todos los barrios sus indicadores socioeconómicos y dirigir las intervenciones sanitarias. Tiene como objetivo reducir las brechas de inequidad”.

Hasdeu dijo además que en una primera etapa del estudio “se trabajó con el equipo del centro de salud de Valentina Sur para preparar la entrada al terreno y se realizó una campaña de sensibilización que incluyó cortos en las radios locales, distribución de folletos y cartelería, y reuniones con actores clave de la comunidad”.

“Desde el centro de salud se mostró una actitud de gran apertura para incorporarse al estudio. Todos – personal administrativo, de enfermería, servicio social y médicos- se mostraron muy colaboradores y se apropiaron del estudio. Propusieron estrategias de comunicación, promoción y participación comunitaria, y desde la zona sanitaria metropolitana se colaboró activamente y participaron también alumnas de la carrera de Enfermería”, explicó el director del proyecto.

La salida a terreno incluyó varias reuniones preparatorias, la puesta a punto de las encuestas socioeconómicas y clínicas que se consultaron, el repaso de las etapas de los estudios de rastreo, la logística, el registro de datos, y la capacitación.

El jueves y el viernes unas 30 personas salieron a visitar casa por casa a los vecinos de 30 manzanas del barrio Valentina Sur. Participó personal del equipo de investigación de la subsecretaría de Salud, alumnos de las facultades de Medicina y de Enfermería, investigadores de la Facultad de Economía y personal del centro de salud de ese barrio.

En la visita a cada casa se invitó a los vecinos de 50 a 75 años a realizarse el estudio de sangre oculta en materia fecal en el domicilio, entregándoles el tubo con el test, folletería explicativa y un consentimiento informado. “Prácticamente todos los vecinos aceptaron participar y muchos invitaron a pasar a sus casas a los equipos de investigación”, dijo Hasdeu y agregó que “esto tiene mucho que ver con la excelente relación que el centro de salud ha construido con su comunidad. Los vecinos confían y cuentan con el centro de salud, y reciben con agrado las propuestas que vienen desde ese lugar”.

En dos días de trabajo, se visitaron 30 manzanas casa por casa, consiguiendo reunir 125 muestras de sangre oculta en materia fecal. “Además de las nuevas visitas que se harán a domicilio, queda un efecto positivo en la comunidad y en el equipo local de salud. Esto va a hacer que muchos otros vecinos se acerquen a realizarse el estudio, y que muchos miembros del equipo de salud tengan presente la importancia y sencillez para realizar este estudio preventivo”, explicó Hasdeu.

Cáncer colorrectal 

El cáncer colorrectal es la segunda causa de muerte por cáncer en la Argentina y una de las principales en hombres y mujeres de Neuquén. Puede prevenirse y realizarse la detección temprana mediante el estudio de sangre oculta en materia fecal, que debe realizarse todos los años en las personas de 50 a 75 años de edad, sin factores de riesgo.

Hasta ahora la estrategia en Neuquén implicaba que las personas deban llevar una muestra de materia fecal a los laboratorios para su análisis. Esta nueva estrategia que se empezó a evaluar en Valentina Sur, implica llevar al domicilio un pequeño tubo con un hisopo adentro. Las personas en su casa toman la muestra y llevan el tubo al centro de salud. Los casos positivos deben estudiarse con colonoscopia, y los negativos repetir el estudio de sangre oculta cada año.

Siguiendo esta estrategia, muchos países desarrollados lograron reducir de forma importante las muertes por cáncer colorrectal. Como ocurre con otros problemas sanitarios, las personas más vulnerables (pobreza, marginación, bajo nivel educativo) son las más afectadas.