Se trata de una acción que tiene como fin medir la concentración de CO2 en el ambiente para verificar si están dadas las condiciones seguras para prevenir la propagación y contagio del COVID-19.

La subsecretaría de Ciudades Saludables y Prevención de Consumos Problemáticos, dependiente del ministerio de Ciudadanía, colocó un medidor de dióxido de carbono (CO2) a disposición de instituciones con actividades presenciales. El objetivo es poder medir la concentración de CO2 en el ambiente y determinar si existen condiciones seguras para prevenir la transmisión del Coronavirus.

Las primeras pruebas se realizaron en el Registro de la Propiedad Inmueble, de las que participaron el subsecretario Hernán Ingelmo y representantes del Sindicato de Empleados Judiciales de Neuquén (Sejun). A través de estas mediciones se comprobó cuál era la ventilación necesaria para generar condiciones más seguras dentro de las oficinas.

Una de las formas de transmisión del Coronavirus SARS-CoV 2 son los aerosoles que las personas exhalan habitualmente cuando respiran, tosen o hablan. Las pequeñas gotas que quedan suspendidas en el aire pueden permanecer en el ambiente por varias horas.

Los ambientes interiores sin ventilación son los más riesgosos para la transmisión de SARS- CoV-2 mediante aerosoles, ya que los mismos se acumulan aumentando las probabilidades de que se inhale aire con presencia de virus.

En este sentido, Ingelmo explicó: “La buena ventilación para permitir la circulación del aire y renovar el oxígeno, siempre es una condición deseada en todo lugar que implique la concentración de personas. En tiempos de Covid 19 esto se ha vuelto una necesidad esencial para preservar la salud y evitar la propagación de los contagios”.

A raíz de la pandemia la sociedad ha incorporado nuevos hábitos y prácticas de cuidado. Con estas acciones, la subsecretaría de Ciudades Saludables y Prevención de Consumos Problemáticos invita a todas las instituciones y organismos con actividades presenciales a monitorear la calidad del aire que circula en sus espacios cotidianos como una forma más de garantizar la seguridad de las personas.

Los organismos que deseen verificar las condiciones de ventilación de sus ámbitos pueden solicitar una visita del equipo de la subsecretaría para que realice las pruebas correspondientes con los medidores de CO2.

Esta propuesta ha sido pensada y puesta en marcha de forma conjunta con la Red de Abordaje Comunitario COVID 19 y cuenta con la supervisión técnica del médico Martín Sapag, uno de sus coordinadores.

Los dispositivos utilizados constan de un sensor que se conecta a un teléfono Smartphone o computadora y brinda información actualizada de los niveles de CO2, temperatura, humedad y presión. Reconocidos investigadores científicos han establecido que mantener la concentración de CO2 por debajo de las 700 ppm (partes por millón de masa de aire) es una manera de disminuir el riesgo de contagio considerablemente.